17 de marzo de 2008                                                                                     Novedades de Viajes & Vinos          

Entrevista con

Carlos Falcó,

Marqués de Griñón

 

La cocina de Bizkaia en Miami

Regresa el chef Koldo Miranda

Vino y yoga en Ribera del Duero

La familia Balbás

Chappellet en cena de degustación

Fresco sabor de mar en El Galeón

Aranzábal a Fundación Cultura del Vino

¿Computadoras por camareros?

Festival del Vino en Pirque

Lula apoya el vino brasileño

Pro vinos japoneses

Galletas marineras

Festival del Vino San Ignacio

Losada Vinos de Finca

Vino y moda en Ysios

Ramiro's estrena nueva etiqueta

Rutas de vino en Argentina y Chile

Carlos Falcó, Marqués de Griñón

paña, pero sobre todo, un hombre con nobleza de espíritu y una gran visión para el vino, que también le ha conferido otros títulos de grandeza, como uno de los profesionales más influyentes en la historia moderna del vino en España, y uno de sus protagonistas indiscutibles.

El Dominio de Valdepusa

 

Abolengo pionero y nobleza revolucionaria

  Tierra y vides requerían de mimos y Falcó se esmeró en cultivarlas con estirpe. Intenta buscar siempre los mejores asesores, independientemente de dónde procedan. Por ello, a su propio conocimiento como ingeniero agrónomo lo rodeó de la sapiencia de consultores de renombre internacional, como el australiano Richard Smart o los franceses Michel Rolland y Émile Peynaud, que hicieron a Dominio de Valdepusa pionero en España y Europa en el uso de innovadores sistemas de plantación y técnicas de irrigación, como el controvertible riego por goteo, admitido hoy pero prohibido en 1974, y por cuyo empleo en ese entonces multaron al Marqués.  

  Otro en que Valdepusa fue pionero europeo fue el sistema partial rootzone drying (PRD), que crea simultáneamente zonas secas y húmedas alrededor de la planta, generando un control de estrés hídrico. Más recientemente ha desarrollado un sistema informatizado de control del riego y del estrés de las vides en tiempo real, basado en tecnologías pioneras de riego deficitario controlado (RDC), como el goteo subterráneo (SDI), el riego alterno (PRD), las sondas digitales y los dendrómetros. La bodega emplea además sistemas de viticultura sostenible mediante el uso de espalderas en Lira y Smart-Dyson. 

  El viñedo de Valdepusa fue también el protos europeo en la aplicación de técnicas de canopy management, que permite la insolación uniforme de hojas y racimos y la consecuente maduración uniforme de las vides.

  “El equipamiento de bodegas ya es adecuado. El gran reto actual del vino español es la modernización e investigación en viña. Tenemos que abrirnos, y equipar bien los viñedos como se ha hecho en Chile o Australia, para aportar a la calidad de la uva”, afirma.

  Además de en los 70 con la Cabernet Sauvignon en La Mancha, a principios de los 90, con su plantación en Valdepusa, Falcó fue también precursor en la introducción de la Syrah en España, de la que produjo el primer monovarietal del país, y de la Petit Verdot, cuyo monovarietal fue el primero del mundo. Hoy la Syrah que introdujo aparenta haberse afincado con firmeza en muchas partes del territorio español.

  “También exploramos la Chardonnay, pero no quedamos enteramente satisfechos como para asegurar su potencial comercial”, explica.

  Otra de sus grandes aportaciones a la industria del vino en España ha sido en materia de legislación. Su espíritu independiente como bodeguero no hallaba ubicación apropiada en la vigente, con lo que sus caldos tenían que embotellarse como vinos de mesa, con pocas descripciones sobre su contenido o elaboración. Gracias a su tesón y cabildeo, la legislación española fue poco a poco modificándose con notas más específicas de procedencia regional, créandose clasificaciones como Vinos de la Tierra, Vinos de la Tierra de Castilla, o Castilla-León, hasta lograr asegurar un espacio que reivindicara un concepto de calidad abarcador, comprometido con un respeto a la viña y a las producciones, un control total de la uva y un resultado de caldos excepcionales, sin estar atado a las reglas colectivas de los Consejos Reguladores. 

  Así nació el concepto de Vinos de Pago, que al advenir al rango de Denominación de Origen se colocó en el más alto nivel en la jerarquía de vinos de calidad producidos en una región determinada. Dominio de Valdepusa se convirtió en 2002 en la primera bodega española y de la Comunidad Europea en conseguir este reconocimiento para sus propios vinos, DO Dominio de Valdepusa, lo que significa que las viñas se ubican dentro de la propiedad, y que los vinos se embotellan y envejecen en ésta, siguiendo estrictas normas de calidad establecidas por la propia bodega, que muchas veces exceden los requisitos de los propios Consejos Reguladores. En España hay cinco bodegas con DO de pago, cuatro en Castilla-La Mancha y una en Navarra, Señorío de Arínzano, que advino recientemente a ese rango. 

  ¿Cómo cree que se moverá el mapa de las regulaciones en España y el futuro de los Consejos a corto y mediano plazo?

  “El concepto europeo de denominación de origen fue positivo como concepto de calidad, pero como toda buena idea se ha ido deformando en la medida en que no permite innovación y se ancla en el pasado. Ningún negocio tolera esto. En este sentido, hay que funcionar igual que con la cocina, respetando el pasado, pero innovando también”, aconseja, añadiendo que ya hay algunos Consejos muy tradicionales que empiezan a adaptarse a los nuevos tiempos introduciendo modificaciones.

  ¿Si hoy tuviera que romper alguna regla, cuál sería?

  “España es un país de mucho sol, lo que incide en el contenido alcohólico de los vinos. Creo que se debería permitir legalmente investigar y buscar mecanismos para reducir el grado alcohólico”.

  Falcó ha sido también propulsor de los Grandes Pagos de España, un concepto que se inspira en los Grands Crus Classés bordeleses, y que bajo su presidencia agrupa como colectivo a pequeños productores de algunas de las más prestigiosas bodegas españolas, que buscan la excelencia a través de la relación directa entre cada vino y su lugar de procedencia. 

  El Marqués de Griñón siempre ha tenido muy en cuenta las necesidades del consumidor y es por eso que comparte la opinión de la Federación Española del Vino, que ve con buenos ojos la para algunos controvertible designación “Viñedos de España”, como un mecanismo útil de comercialización. “Hay que tener en cuenta que en un menú o en un supermercado, nuestros vinos se catalogarán bajo el término España, lo que ayuda a su competitividad”, detalla. La categoría permitiría también elaborar vinos catalogados como varietales, a partir de uvas procedentes de varias zonas productoras.

Los vinos del Marqués
La mesa servida

  Además de sobre menesteres del vino, Carlos Falcó es especialista en los de la buena mesa, no en balde es vicepresidente de la Academia Española de Gastronomía y presidente de la Castellano-Manchega. Como buen hombre de campo le gusta cazar, y mucho la cocina cinegética, con productos como conejos, liebres, perdices, corzos o jabalíes. En Valdepusa se elabora también mucha cocina española y mediterránea.

  ¿Piensa en la comida para el vino?

  “El mundo del vino va muy integrado al de la gastronomía, pero hoy día, la armonía depende mucho del estilo del cocinero. Algunos platos obligan al vino a adaptarse a ellos, en lugar de tener un vino alrededor del que se eligen platos”.

  Falcó, quien pertenece a varias cofradías del vino en Francia y España, es un defensor del vino por copa por la flexibilidad que ofrece como acompañante de comida y la rentabilidad que ofrece a un establecimiento. “Ofrecen ventajas que responden a tendencias de la gastronomía moderna. La primera es que el tamaño de las porciones se ha reducido, y los vinos por copa son útiles para armonizar una secuencia de platos.

  Del mismo modo, no obligan a gente diversa con ganas de probar cosas distintas en una misma mesa, a circunscribirse a una única opción de vino”  comenta a quien publicaciones especializadas también le han conferido un honroso título, Hombre del Vino.

  Uno de los proyectos más mimados de Falcó es su delicado aceite Capilla del Fraile, considerado por muchos aficionados y profesionales como el mejor aceite de oliva virgen extra español, otro revolucionario de calidad en el sector. “En época de mi abuelo, Dominio de Valdepusa era una finca más enfocada al aceite”. Y es que sus condiciones climáticas son especialmente favorables para la obtención de vinos y aceites de gran finura e intensidad aromática y gustativa. Cupaje de aceitunas arbequina, manzanilla y picual, el objetivo en su elaboración era darle un tratamiento similar al de un gran vino de pago. Una de sus grandes metas es que vino y aceite españoles tengan la proyección más internacional posible.

  Al igual que de los Grandes Pagos de España, en vino, ha sido propulsor de los Grandes Pagos de Olivar que buscan promover los aceites de oliva virgen extra españoles de alta calidad, con acusada personalidad, dentro del respeto por el terruño del que nacen, difundiendo sus cualidades organolépticas y aplicación en el ámbito de la alta gastronomía. Fue el aceite que el maestro pastelero Paco Torreblanca utilizó en la elaboración del bizcocho de bodas de los Príncipes de Asturias.

  Actualmente Falcó revisa la 11ma edición de su libro “Entender de Vino”, trabaja en “Oleum”, una publicación dedicada al aceite de oliva y tiene como siguiente proyecto la redacción de sus memorias.

  Su bodega se llama Pagos de Familia y tiene hijos de tres matrimonios diferentes con diferencia de edades entre sí. ¿Cómo los integra a todos? ¿Cómo se aproximan al vino?

  “Todos aman al vino y a Valdepusa. Los más chicos vendimian, mi hija Xandra es Directora Comercial y mi hijo mayor, Manolo, es asesor financiero. Desde pequeños todos se han integrado al vino de manera diversa realizando actividades cónsonas con sus edades y sus áreas de preparación. Valdepusa es parte de nuestra sangre”, concluyó.

Arriba, Falcó y su hija Xandra, su mano derecha y Directora Comercial de Pagos de Familia.

La cocina de Bizkaia, de puerto a puerto
 

  No hay obra de ingeniería más poderosa, veloz y efectiva que el comer y beber para tender puentes entre dos puntos distantes. Culinaria y enofilia son idioma común que aproxima a aquéllos con diferente ubicación física, pero también a los que se comunican en lenguajes diversos y entienden la vida de distinta manera. Y es con esos sabores que los miles de kilómetros que separan al puerto de Bilbao del puerto de Miami se recorren rápidamente, estableciendo un vínculo inquebrantable de amistad y disfrute.

 “En Bilbao no queremos que lleguen turistas. Queremos que permanezcan amigos”, señaló Gabino Martínez de Arenaza, Director General de Promoción Turística de la Diputación Foral de Bizkaia, durante un almuerzo que reunió en Miami a una afinada orquesta de cocineros vizcaínos, que con sus sabores y buen hacer complementaron con una serie de actividades gastronómicas, la participación del puerto de Bilbao en la feria Sea Trade, que se celebró en Miami esta pasada semana. Y no fue accidental. Si hay una ciudad con reminiscencias vizcaínas es la capital del sol, con referencias como su Palacio de Vizcaya,  su Key Biscayne o su Biscayne Boulevard.

   Bizkaia, en vasco, Vizcaya, en castellano, es un territorio histórico incluido en la Comunidad Autónoma del País Vasco, una provincia ubicada al noroeste de esa Comunidad, que cuenta con una amplia zona costera, bañada por el Mar Cantábrico.

  “No tenemos grandes playas ni tampoco otros recursos que tienen otras comunidades, pero tenemos un atractivo especialísimo que merece nuestra atención y deseamos potenciar: el vino y la gastronomía. Juntos son uno de los atractivos más destacados de BIzkaia, un paradigma de placer para los sentidos, inimitable”, explicó Martínez de Arenaza a Divinidades.

 

Comer y beber en Bizkaia y Miami

Desde mucho antes de lo que podría suponerse, Bizkaia se ha preciado del buen comer y hay documentos históricos que evidencian el deleite que sentía la burguesía vizcaína del siglo XIX por los placeres gastronómicos. La gran revolución industrial de ese siglo trajo consigo un impulso a la actividad de disfrute del paladar, que fue conducida por cocineros con gran influencia de la entonces recargada cocina francesa.

Pero a partir de la década de los 70, un grupo de cocineros vascos inquietos, miraron también a Francia con otra óptica. Se consolidaba la nouvelle cuisine y los vascos decidieron reinterpretar su tradición culinaria desde ese nuevo crisol francés, y así se pasó a cocciones reducidas, nuevas técnicas de cocción, salsas más ligeras, más guisos y asados. La revolución culinaria vasca, con cocineros como Juan Mari Arzak a la cabeza, preludió la modernización de la cocina española y la cocina de vanguardia que décadas más tarde situaría a España en el liderazgo de las cocinas del mundo.

“Hoy día en BIzkaia hacemos una cocina pulida. Tenemos mucha cultura culinaria, que nace en lo que vemos cocinar a nuestras madres y abuelas. Conocemos bien el antes y el ahora de cómo se hacían las cosas. Cada restaurante maneja sus ideas en base los ingredientes que vimos todos los días en casa, y que constituyen un espejo donde mirar ”, indicó a Divinidades el joven Josu Ibarra, que con 31 años integra a la más reciente generación coquinaria del País Vasco, una generación que, contrario a antaño cuando se aprendía en la práctica, busca en las escuelas de cocina un referente más formal para su preparación.  “Nuestro objetivo es el día a día y que la gente salga contenta”, añadió.

  La cocina vizcaína es diversa como síntesis del uso de la mejor materia prima que combina en su elaboración técnicas ancestrales con modernidad e innovación, manteniendo siempre el respeto al producto.  

  Su proximidad a ríos y puertos ha hecho del pescado un protagonista en la cocina vasca. Truchas, salmones, merluza y un emblema, el bacalao, cocinado de formas tan vinculadas a la región de Bizkaia, como al pil-pil o a la vizcaína. Hay una tradición de consumo de pescado fresco, pero también envasado, fruto del desarrollo de proyectos conserveros influenciados por la inmigración italiana que llegó a Bizkaia entre fines del siglo XIX y principios del XX. El lujo de la angula es otra insignia asociada a la cocina regional, así como las carnes, quesos, verduras como los pimientos y los espárragos, sidra y txakoli.

  La ciudad de Miami, que con la inmigración y la actividad económica se ha convertido en la capital de América que habla español y portugués, es hoy una metrópolis cosmopolita abierta a los sazones del mundo, y con una diversidad étnica de habitantes que enriquecen y sofistican su oferta gastronómica, pero también despiertan su inquietud por evolucionar y exponerse a lo mejor de las cocinas del mundo.  Aunque décadas atrás podría primar influencia cubana en la cocina, hoy la ciudad es una cornucopia de sabores y especias de las Américas, pero también de muchos países europeos cuyos habitantes han desembarcado en la capital del sol. Así, Miami refleja también un poco el intercambio de hace siglos entre Europa y América, que dejó huella importante en la alimentación, marca que, de forma distinta, continúa dejándose hoy.

Atrás, Aitor Basabe, al frente, Aitor Elízegui.

Eneko Atxa y Josu Ibarra

  El desfile se estrenó con una tapita con chistorra y un caldito de marisco, acompañado del Txakoli Doniene. Los aperitivos dieron inicio a los conjuntos de pintxos, el primero de los cuales fue un dúo de sopa de ventresca y atún con cebolla germinada, con un complejo toque dulce fusionado notas incipientemente ahumadas. La otra cara del primer aperitivo fue una reinterpretación de las Gildas, un pintxo que evoca el filme de Rita Hayworth y que aquí reinterpretó la aceituna verde en una mousse, y la negra en tapenade, en contraste de sal y dulzor, que suavizó a la primera y maridó mejor con el más refrescante Txakoli Berroia, bueno también con la anchoa.

  El segundo aperitivo tuvo tres elementos, unas cocochas de bacalao, un arroz cremoso de puerro y berberecho, y unas verduras en miniatura con jugo de pimiento rojo. El cuarto aperitivo también fue un trio compuesto por pancetta ahumada, crema de cebolleta ahumada y unos espárragos en creativa forma de tagliatelle.

  Los platos principales, acompañados de impresionantes tintos riojanos, fueron ejemplo de sencillez: una vieira con sustancioso caldo y un taco de buey con sal y pimiento, don-

de la artesanía radicó en la cocción de la carne.

Los postres brindaron expresiones modernas de ingredientes clásicos, como el queso Idiazábal, en un juego de texturas de mousse, crujiente y rallado, para acompañar un helado de membrillo, tradicional acompañante del queso. Haciendo honor a la uva, el segundo consistió en un caldo concentrado de pasas y helado.

Además de este almuerzo, los sabores vizcaínos y su equipo culinario protagonizaron una cena de gala y un almuerzo de trabajo con representantes del Puerto de Bilbao.

Izquierda, trío de vegetales, arroz cremoso y cocochas de bacalao.

 Arriba, vieira, Derecha arriba, postre de Idiázabal y membrillo, abajo, helado refrescante y caldo concentrado de pasas.

Los vinos de Bizkaia

  Uno de los aspectos más seductores del almuerzo que confeccionó el sexteto de cocineros vizcaínos en Miami fue su conjunto de acompañantes líquidos, que resultó un interesantísimo descubrimiento. Y es que los vinos han sido desde siempre, un bien importante en el comercio marítimo, como el que promueven los puertos de Miami y Bilbao.

  A la tradición vitivinícola vasca se le asocia con su Txakoli, y pocos reparan en el hecho de que, además de éste, en la comunidad se asientan otras denominaciones de origen, como es el caso de la DOCa Rioja, cuya subzona de Rioja Alavesa, integra un universo de complementos tintos.

  Históricamente, tan importante fue el vino en la tradición enogastronómica local, que incluso en 1338 se eximió del pago de impuestos a la madera utilizada en su elaboración. Ya en el siglo XIV había referencias de viñedos en la zona, así como de muchas medidas para proteger la producción de vino local. No obstante, a pesar de ser un producto muy conocido, los primeros registros escritos sobre el Txakoli aparecieron en 1622. Hay referencias de que en el siglo XVIII ya se reducían rendimientos para proteger precios, lo que demuestra la importancia del Txakoli en la economía de Bizkaia.

  Pero las enfermedades de la vid y la posterior industrialización y urbanización cambiaron los estilos de vida de los vascos, atentando contra la actividad vitivinícola en Bizkaia. No obstante, desde el siglo XX se ha intentado redirigir el Txakoli al esplendor que por largo tiempo disfrutó a nivel de viña.

  Bajo el conjunto Txakoli descansan tres denominaciones de origen, Txakoli de Vizcaya (Bizkaiko Txakolina, cerca de Bilbao), Txakoli de Álava y Txakoli de Guetaria (más cercana a los Pirineos). De éstas, la primera, es la única ubicada en Vizcaya. Al igual que sucedió con la renovación de la cocina, en los ochenta, viticultores y organismos autonómicos se dieron a la tarea de perfeccionar la elaboración de los Txakoli, con lo que en 1994 el vizcaíno advino al rango de denominación de origen.  Desde entonces ha aumentado la extensión de viñedo, casi todo minifundios, y la calidad de la elaboración, lo que ha representado un incremento en la demanda. 

  Hay Txakoli blanco, quizá el más conocido, y tinto. Los blancos, que representan el 80% de la producción de la denominación, se elaboran a partir mayormente de la uva Hondarrabi Zuri, una cepa fértil, de brotación tardía y, aunque de bajos rendimientos, que alcanza buena maduración con buena insolación. Los tintos, de la Hondarrabi Beltza, una uva fértil, pero de brotación temprana y maduración tardía, también de escaso rendimiento y un alto contenido polifenólico cuando madura bien. Produce vinos de baja graduación alcohólica, aromáticos, frescos y con buena acidez. De ella también de elaboran muy escasos rosados, conocidos como “ojo de gallo”.

  La palabra Txakoli, o chacolí, deriva del árabe “chacales”, que significa vino que acusa debilidad y ligereza.  Los blancos tienen un porcentaje alcohólico que promedia los 11 a 12 grados, dependiendo de si se fermentan en acero inoxidable o barrica. Los Txakolis son vinos que se beben jóvenes pero, contrario al estereotipo de vinos ligeros, simples y hasta un poco insulsos y con un punto de aguja que les ha caracterizado en muchos mercados por largo tiempo, los que se disfrutaron en Miami fueron unos de perfil mucho más moderno y mayor complejidad estructural, reflejando el arribo de la revolución pendiente en Bizkaia, la vinícola. “Comenzamos a ver un nuevo estilo de Txakoli, que todavía no se ha difundido más porque ahora se está empezando a plantar más uva para poder satisfacer la demanda”, señaló Javier Urones, gerente del grupo Viandar, coordinador del proyecto gastronómico vizcaíno en Miami.

Tintos de Rioja Alavesa

El menú vinícola se completó con una fantástica selección de tintos de la Rioja Alavesa de la añada 2003, uno un Remírez de Ganuza, y otro un extrarodinario Valserrano Finca Monteviejo , perfectamente equilibrado en su fruta, madera y acidez y una expresión en boca de mayor juventud que el primero, a pesar de ser ambos de la misma cosecha.

Cocineros con Mikel Zeberio e Ingrid Hoffmann, amante del buen comer y protagonista del célebre programa "Simply Delicioso", que se transmite por Food Network.

 

Aitor Elizegui (Gaminiz) domina la cocina creativa de mercado y ejerce una cocina moderna, reflexiva y personal, de marcado carácter vasco y atlántico, y profundo compromiso con la preservación del patrimonio cultural y gastronónimo de su comunidad, como lo promueve Slow Food, una organización con la que trabaja estrechamente.

José Miguel Olazabalaga (Aizian) combina tradición y modernidad en creaciones tanto clásicas como de autor, a las que imparte imaginación y perfeccionismo a partes iguales.

Josu Ibarra (Zuria) su restaurante se especializa en cocina a la brasa, como una de las dimensiones en que se expresa la cocina vizcaína, siempre fundamentada en su materia prima, mayormente carnes y pescados.

Turismo en Bizkaia

 

A pesar del rol protagónico que quiere brindársele a la cocina, vinos y restauración de Bizkaia como atractivo turístico, está visto que no son el único. Bizkaia tiene, además una oferta artística, con sus Museos Guggenheim y el de Bellas Artes, recursos naturales, como la reserva de Gorbeia o las cuevas de Pozalagua, ciudades de importancia industrial e histórica como Bilbao, una amplia oferta artística y de turismo rural, y fantásticas muestras de arquitectura e ingeniería como el Puente de Bizkai, declarado patrimonio histórico de la humanidad, que combina funcionalidad y belleza y es el único de su tipo que continúa operando en el mundo. El puerto de Bilbao es ahora un punto de atraque de barcos cruceros, aproximando al visitante a la amistad con que desea acogérsele.

Desde y a través de Bizkaia, puede disfrutarse de singulares experiencias de turismo del vino y la gastronomía, como rutas de vino con degustación por el mundo del Txakoli o la Rioja, una interesante selección de cotizados restaurantes, clases de cocina y muchas otras actividades. Para rutas de vino y servicios enoturísticos en la zona: info@viajesyvinos.com 

 

 

La familia Balbás

Una acogedora casita, un coqueto jardín. Papá, mamá, niños que crecen y van absorbiendo matices de sabiduría en el proceso. Un proyecto con fin perdurable en que se aborda al vino como la constitución de una familia, y una bodega en que a uno se le acoge como un miembro más de esa familia, y se le acompaña a disfrutar de su familia de vinos, como a núcleo familiar con calor de hogar, lleno de mimos y cariño. Eso es Balbás.

La Horra, en pleno corazón de la Ribera del Duero, alberga este estuche familiar al calor de una familia que desde 1777 ha hecho del vino su modus vivendi. La Ribera del Duero, que asciende  al rango de Denominación de Origen Calificada, celebra también sus bodas de plata como denominación, de la que los Balbás fueron uno de sus fundadores. “La constitución de la Ribera del Duero se firmó en una boca del metro de Madrid y en 1985 la Asociación Nacional de Sumilleres consideró a los de la zona, vinos de referencia. Pero a pesar de tener 25 años, Ribera del Duero es una marca joven, sin consolidar”, comenta a Divinidades Juan José Balbás, heredero de la saga.

Pausado, su contaparte Pedro Antonio de la Fuente es de los enólogos que no buscan protagonismo propio sino el de sus vinos. Siente pasión por hacer los suyos, y los de Balbás son como un imán que le ha adherido a la familia por los últimos quince años. Discreto, incluso a la sombra, se implica con ellos con total dedicación ritual desde que se levanta hasta que se acuesta, y confiesa incluso soñar con ellos.

“El vino se hace cada vez más en la tierra. La tierra es la madre. La uva es como el niño que nace de ella. El enólogo es como un padre que tiene que conocer al niño, estar preparado para recibirle y educarle, pero estar consciente que el vino viene de la tierra”, afirma calmado, pronunciando dulcemente cada sílaba con la seguridad y atención de un padre que sabe muy bien lo que aspira para sus vástagos.  

El embrión de sus hijos tiene células de Merlot, Cabernet Sauvignon y Tempranillo. Están repartidas en distintos pagos a través de 78 hectáreas de viñedo, y algunas cepas ya tienen recorrido, con algunas viñas que ya han cumplido tres cuartos de siglo. Balbás trata de lograr consistencia en calidad de vid, de añada en añada, con lo que en años en que las cosechas no son óptimas, sólo elabora con lo bueno.

Arriba, Pedro Antonio de la Fuente. Abajo, Juan José Balbás y Pablo de las Heras.

Siguiendo la filosofía familiar, conjuga la tradición con modernas técnicas de elaboración y una certeza pasmosa. “Buscamos hacer el vino de manera cada vez más natural, como se hacía antes. Había que ver un poco más lo que se hacía antaño y auscultar si puede reproducirse ahora, con los mayores controles que existen.” 

En Balbás, muchos. Camisas interiores para que el vino en los depósitos se refresque de manera más uniforme a través de todo el diámetro, colocación inclinada de barricas   ---de roble francés y americano---,  para que los tapones se mantengan más hidratados a fin de evitar indeseables microoxigenaciones, modernos sistemas para filtración y estabilización, refrigeración en bodega y uso de frío natural en época de invierno. Y limpieza, mucha limpieza. Y mimo, mucho mimo.

¿Qué piensas de las categorías de envejecimiento de los Consejos Reguladores?

“Es la cata, y no los parámetros del Consejo Regulador lo que dicta el envejecimiento. Cumplimos la ley, pero no circuncribimos el vino a ésta. La legislación dice que un crianza debe de estar un mínimo de 12 meses en barrica, pero no prohíbe que esté 24. Si yo entiendo que eso es lo que debe permanecer el vino en ella, sigo cumpliendo con la ley, pero también con mis criterios de calidad”.

Y es que para Pedro, el vino evoluciona como los niños en el colegio. “Cada año adquiere algo y al final de mucho tiempo, la diferencia de la misma uva, como de un niño, es dramática. Mi objetivo es que el vino perdure por tiempo y no decaiga”, dice.

Balbás, Ardal y Alitus son tres etiquetas de casa. De la primera robles, crianzas, reservas y gran reservas en conjuros de Tempranillo y Cabernet Sauvignon. El Gran Reserva 96 bien estructurado, con finura y fruta persistente.

Con porcentajes diversos y también notas de Merlot, los Ardal, en reserva y gran reserva. El último del 96, de color granate vivo y aromas especiados y dulces, a canela, a tembleque de coco, especias que evocan las de un bizcocho de frutas navideño. Vino con volumen, que en la Ribera del Duero todavía denota algunas astringencias, pero en la ribera atlántica del Caribe, en otra cata con Pablo y sus distribuidores, se manifiesta perfectamente integrado, más refinado, y con mayor persistencia que el Balbás.

De cepas centenarias y sólo elaborado en años puntuales, Alitus, también predominantemente tempranillo y un 25% repartido entre Cabernet Sauvignon y Merlot, el 1999, criado enteramente en roble francés durante 36 meses, es una sinfonía de olores y sabores en sintonía. Guineo, discreto chocolate. Un vino con mayor complejidad aromática, donde fruta, madera y alcohol se proyectan mucho mejor ensamblados que en el Ardal. Y una joya exclusiva, Ritus, con 25% de Merlot y uvas que proceden sólo de una finca, La Malata, a 940 metros de altitud en Castilla.

Como las estrellitas en el colegio, los niños de Balbás coleccionan distinciones. Zarcillos, medallas en certámenes nacionales e internacionales condecoran estos vinos familiares que ostentan el distinguido rango de estar en el retrato original de una denominación de cumpleaños, que ha evolucionado con y como ellos, pero que aún tienen mucho mundo por recorrer.

DÓNDE COMPRAR:

 

En Puerto Rico: Quintana Hermanos

En República Dominicana: Marcas Premium

Sarmientos.

Estampa de la Ribera del Duero.

Chappellet en cena de degustación

Una de las más completas bodegas de Napa Valley, Chappellet,  será la invitada líquida de la cena de degustación que el próximo jueves 27 de marzo realizará Emidian Restaurant para celebrar su primer aniversario.

Emidian es la suma de Emilio Bencosme, en atento servicio de sala, y Diana Cueva, en generosa cocina, que para la ocasión han elaborado un menú de aperitivos como crujientes bacalaítos, cochinillo y chorizo en gabardina, entre otros, que antecede a unos suculentos platos de frutos de mar, pescado, crema de setas y cordero con salsa de moras, que se acompañarán con tintos y blancos de Chappellet, la segunda bodega establecida en Napa luego de la Prohibición.

Los vinos de Chappellet se destacan por su intensidad, equilibrio y finura, y además de sus estructurados Cabernet Sauvignon de 2001, y una impresionante añada 2004, la cena brindará la oportunidad de experimentar novedades como un fantástico Chenin Blanc, una alternativa blanca diversa a los chardonnays o albariños que predominan en el territorio blanco. Otro descubrimiento interesante será el maridaje de un Merlot 2003, con buena carga de fruta madura, con un postre chocolatoso, un ligero bizcocho de chocolate oscuro, cubierto de chocolate blanco y acompañado de quenelles de crema de chocolate blanco.

En un universo de cenas de degustación, la excelencia de los vinos de Chappellet y el abundante menú de Emidian, hacen de su costo de $ 95 dólares sin propina por persona, un “best value”. Para reservaciones: 787-798-4948. Emidian Restaurant está localizado en la Ave. Boulevard Blq. 12 # 32, frente al Walgreens de la Urb. Santa Rosa en Bayamón.

DÓNDE COMPRAR:

En Puerto Rico: Ballester Hermanos

DiVINIbriefs

IV Fiesta del Vino de Pirque

Con el objetivo de reforzar la visión de la comuna de Pirque como “La Capital del Vino”, Cuna de Tradiciones y Cultura Vitivinícola, del 4 al 6 de abril esta región chilena del Valle del Maipo Alto acoge la cuarta edición de su fiesta del vino.

Degustación de los mejores mostos, cervezas artesanales, degustaciones de la mejor gastronomía típica, pruebas ecuestres, manejo de riendas, domadura, exhibición de caballos criollos, espectáculos, artesanía y otros se disfrutarán en el marco del evento.

 

Gobierno de Lula apoya al vino nacional

La industria vitivinícola brasileña ha sido una de las que quizás más ha evolucionado en los últimos años. Y un alto aval para continuar propiciando su desarrollo ha venido del propio Palacio de Gobierno, ya que el presidente Luis Inácio Lula da Silva determinó incluir a los nacionales en la carta de vinos que se sirvan en eventos oficiales del palacio presidencial. Varias entitades brasileñas vinculadas al mundo de la uva y el vino fueron responsables de preparar la selección que comprende 40 etiquetas entre tintos, blancos, espumosos secos, espumosos dulces, vinos de postre y jugos de uva.

Daveiga recupera tradición de galletas marineras

Conocidas como “pan mariñeiro”, “pan de barco” o “bizcocho de barco”, las Galletas Mariñeiras abastecieron a los grandes navíos desde el siglo XV, ya que era la mejor forma de conservar el pan en las grandes travesías, sin usar aditivos ni conservantes. Los marinos españoles las llevaron a América del Sur en sus expediciones y allí se introdujeron en la dieta habitual de la población, conocidas ya desde entonces como galletas marineras.

Siglos después, Daveiga recuperó esta tradición, lanzando al mercado un producto alimenticio natural y de larga duración, que puede sustituir al pan fresco, al tostado, de molde e incluso a las galletas, dulces y bollería industrial. Las galletas son crujientes y muy digestivas y se recomiendan para niños, personas mayores o gente con problemas de acidez de estómago.

Las galletas marineras se producen de forma artesanal, seleccionando cuidadosamente las materias primas, como tres distintos tipos (de trigo, del país y de malta), además de manteca de leche, lecitina de soja y extracto de malta. Ninguna de sus galletas se cocina con productos transgénicos, ya que desde la empresa apuestan por una producción social saludable y responsable.

Bodegueando

Losada Vinos de Finca

Todo se aprovecha en el Bierzo, y al igual que en cocina se reciclan vísceras, espinas y otras partes animales, y se incorpora a la tierra y sus derivados, como la arcilla, entre ingredientes, Losada también hace de la arcilla una protagonista en el vino, extrayendo sutileza y elegancia de terrenos bercianos menospreciados para el cultivo de la uva. Terrenos arcillosos que recuerdan los del Pomérol bordelés, de donde surgen vinos de elegancia mítica, y que son una distinción en un Bierzo que quizás se decanta más por los pizarrosos en pendiente.

Las parcelas son de viña vieja que, cultivadas en arcilla, resultan en vides de hollejo más fino suavizando su estructura pero manteniendo una fantástica acidez. Altos de Losada 2005 y Losada 2006 son las propuestas con que se estrena esta bodega, cuyo trabajo enológico está a cargo de Amancio Fernández, vinculado anteriormente a Dominio de Tares.

Vino y Moda en Ysios

La riojana Ysios acoge del 15 de marzo al 15 de mayo una muestra de 10 vestidos creados especficamente para Cook & Fashion 2007. Además de su majestuosa arquitectura, creación de Santiago Calatrava, se podrán admirar las magnficas creaciones de Agatha Ruiz de la Prada, The 2nd Skin, Mara Lafuente, Aurelia Gil, Francis Montesinos, José Miró, Kina Fernández, Andrés Sardá y Fátima de Burnay, todas ellas inspiradas en el mundo del vino y en concreto el de Ysios, cuyas características los diseñadores han intentado reflejar en sus creaciones.

Para visitas a Ysios y rutas de vino en Rioja: info@viajesyvinos.com

 

Para el calendario actualizado de actividades y eventos en Puerto Rico, República Dominicana y otros destinos internacionales visite el Calendario del Vino en www.viajesyvinos.com.

 Para ir a la Portada presione el enlace www.viajesyvinos.com

Para el inventario de rutas y destinos de vino visite www.viajesyvinos.com o envíe un correo electrónico a info@viajesyvinos.com o viajesyvinos@yahoo.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ir a Divinidades Express presione el enlace.

Si aún no ha leído las anteriores ediciones sobre el Primer Fórum Gastronómico de Santiago y la VI Edición de Madrid Fusión presione sobre los enlaces.

En la próxima edición de Divinidades, busque las últimas novedades de la escena gastronómica internacional y otras noticias sobre vino, viajes y gastronomía. Para ediciones previas de Divinidades visite www.viajesyvinos.com

 

Editora: Rosa María González Lamas

Viajes & Vinos, Inc.

PO Box 21404

San Juan, PR  00928-1404

Tel. 787-375-9655 • Fax: 787-754-2961

E-mail: info@viajesyvinos.comviajesyvinos@yahoo.com

www.viajesyvinos.com

Ramiro's con nueva etiqueta

El complejo tinto de capricho que el genial Eduardo García elabora en Tierras de Castilla y León a partir de cepas de tempranillo de pagos de diversos puntos del Duero, cambia su sencilla etiqueta negra por una en blanco y negro, mucho más estilizada y estéticamente más impactante y a tono con la complejidad y personalidad de este vino singular.

 

 

 

Festival del vino de San Ignacio

La anual tradición ignaciana de compartir alrededor del vino para allegar recursos para su fondo de becas tendrá su cita el 5 de abril con la participación de los vinos de Ballester Hermanos, Bodegar, Fine Selections, José Malgor, La Bodega de Méndez, La Cava de Oscar, Plaza Cellars, Quintana Hermanos, Serrallés, Vinos Selección y V. Suárez. Habrá comida fría y caliente toda la noche gracias a la participación de varios restaurantes y suplidores de alimentos. Tres conjuntos musicales amenizarán la actividad, que contará además con una degustación de vinos y quesos. Los asistentes recibirán una copa Riedel, y la bienvenida con una copa de champán Moët & Chandon. Habrá valet parking disponible. Para información y boletos: 787-767-0022.

 

Nuevo presidente en Fundación para la Cultura del Vino

Guillermo de Aranzábal, presidente del grupo La Rioja Alta y buen amigo de Divinidades, se estrena como nuevo presidente de la Fundación de la Cultura del Vino, una entidad de difusión de la cultura del vino como una amplia, universal y adecuada al posicionamiento que el vino ha adquirido en la sociedad, y que está compuesta por organismos públicos y privados que buscan convertirla en un instrumento de comunicación y formación en torno a la cultura del vino, de modo que se convierta en un vínculo de unión entre el consumidor y una herramienta de apoyo al vino español de calidad, dentro y fuera de las fronteras españolas. Aranzábal ostentará la nueva posición por un bienio.

 

Pro vino japonés

Y otros que están favoreciendo lo que su tierra produce son los japoneses, que están consumiendo más vinos domésticos que algunos importados. Esta preferencia parece ir en línea con la incipiente tendencia de los nipones a decantarse por vinos orgánicos y bajos en azufre, que hasta ahora proceden mayormente de fuera del país ya que la producción nacional aún no es capaz de suplir la demanda local.

Fresco sabor de mar en El Galeón

La frescura del mar estará al timón de Marisquería El Galeón esta Semana Santa con un especial de platos a base de chillo y dorado fresco a $ 19.95  Esta oferta se complementa con otra de vinos, ya que con la compra de una botella con costo regular inferior a los $ 75, se podrá adquirir la segunda a mitad de precio. Ambas ofertas son válidas del 17 al 24 de marzo.

 

Marisquería El Galeón. Ave. Hostos 352, Hato Rey. Tel. (787) 274-8526

 

¿Computadoras por camareros?

La incursión de los e-menus en los restaurantes parece cada día menos distante. Además de reducir costos, el atractivo visual de ordenar de una pantalla donde se muestran tentadores platillos que incitan a consumir, más por impulsos visuales que por el verdadero deseo, parece que pudiera ser un reto a los humanos encargados, hasta ahora, de brindar servicio en los restaurantes, que últimamente da indicios de debilidad en algunos establecimientos. Los e-menus, similares a lo que concebimos como autoservicio en muchos establecimientos de comida rápida, pudieran ser atractivos a clientes que no necesariamente busquen un trato personal en su experiencia gastronómica.

 

 

 

Regresan los sabores de Koldo Miranda

Simpático y cautivador en cada una de sus visitas, el cocinero asturiano Koldo Miranda tendrá una nueva cita con los comensales de Puerto Rico el lunes 31 de marzo y el martes 1ro de abril, cuando volverá a hacerse cargo de los fogones de Marisquería El Galeón como su chef invitado. “Espero elaborar un menú vistoso”, anticipó a Divinidades.

Desde su primera visita en 2006, la cocina de Miranda ha evolucionado de manera dramática, evidenciando una sofisticación conceptual y estética, producto, en parte, de sus periplos fuera de España como cocinero invitado de establecimientos a ambos lados del Atlántico.  

 

Para reservaciones: Marisquería El Galeón

Ave. Hostos 352, Hato Rey

Tel. (787) 274-8526

El Menú: Tiradito de pez mantequilla (Albariño do Ferreiro Cepas Vellas 2003), Lubina asada con palmito (Flor de Pingus 2000), Bikini de atún con coliflor (La Crema Pinot Noir 2006), Cordero con castañas especiadas (Paixar 2002), Papada ibérica con cremoso de fabes (Torres Silos 2004), Albóndigas de chocolate (PX Reserva Especial de Romate),
Tiradito de pez mantequilla

El relax total en perfecto maridaje entre los secretos milenarios de elaborar vino, la tranquilidad con que reposa mientras envejece y la milenaria técnica del yoga es el menú que sirve Rutas de Vino del 4 al 6 de abril en un fantástico fin de semana para recargar baterías y conocer lo más histórico de una denominación que celebra el aniversario de plata de su fundación. El fin de semana de esta ruta autoguiada incluye: clases de yoga, visita a bodega de la Ribera del Duero con degustación, visita a fábrica de quesos, degustación del típico lechazo y otros manjares castellanos (alternativas vegetarianas para quienes no coman carne), visita guiada a Sotillo de la Ribera, dos noches de alojamiento y desayuno en el Palacio de los Serrano, un palacete neoclásico del siglo XVIII.  

Condiciones y restricciones puede aplicar. Para mayores detalles y agentes de viaje: info@viajesyvinos.com  Viajes & Vinos es representante exclusivo de Rutas de Vino-Vintage Spain en los mercados del Caribe.

 

Bodega Valsotillo

 

 

Gabino Martínez de Arenaza, Director de Promoción Turística

 

Los cocineros

Aitor Basabe (Arbolagaña) - Desde su espacio minimalista en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, combina imaginación, inspiración, sensación y exuberancia en ofertas que satisfacen tanto a los paladares más clásicos como a los más inquietos.

Sabin Arana (Jolastoki) de perfiles más clásicos, pero puestos al día, su cocina utiliza productos de temporada, especializándose en vegetales, caza y pescados.

Eneko Atxa (Azurmendi) - ofrece una cocina totalmente centrada en su materia prima, pero con un balance perfecto y calculado entre tradición e innovación. Distinciones en y fuera de España avalan su trayectoria. Una de los valores más prometedores de la nueva generación de cocineros españoles.

 

 

Itsasmendi 2006

Cupaje de uvas, es también cerrado en aromas, discreto en cítricos y florales, pero con alta acidez, muy refrescante y, aunque redondo, no tan untuoso como el Doniene. Estupendo acompañante de la crema de cebollín ahumado.

 

Berroia 2006

También elaborado con Hondarrabi Zuri, es un vino más cerrado en aromas, con notas muy escondidas a manzana, pero de entrada mucho más refrescante, más ligero y menos voluminoso que el Doniene. El Berroia va ganando en volumen a medida que se atempera al ambiente y se oxigena.

 

Doniene 2006

Un monovarietal de Hondarrabi Zuri, que procede de terreno arcilloso, y según su etiqueta para el mercado estadounidense, se elabora sólo en acero inoxidable. No empece a ello, este vino, que denotaba incipientes matices dorados y notas tanto cítricas y a piña, como a manzana verde y algún ahumado, se reveló untuoso, cremoso, con mucho volumen en boca y gran persistencia.

 

 

  En la cocina vasca conviven modernidad y tradición, y eso fue un poco lo que se vio en Miami con ingredientes emblemáticos, confeccionados con modernidad, pero sin funambulismos vanguardistas a los que el paladar estadounidense no está aún del todo acostumbrado.

  Aitor Basabe, Aitor Elizegui, Eneko Atxa, Josu Ibarra, Sabin Arana y José Miguel Olazabalaga conformaron el sexteto de cocineros que se trasladó especialmente a Miami, uniformando estilos para construir un menú que ofreció una muestra representativa de la cocina vizcaína actual, una cocina con bases tradicionales, pero que innova en técnicas y cocciones. El conjunto seleccionado incorporó a unos cocineros más jóvenes y otros más establecidos, todos trabajando en equipo y sin protagonismos individuales en la confección del menú.

  Tanto en formato, como en muchos conceptos, el almuerzo en The Tides Hotel en South Beach rescató la tradición de pintxos, que más que simples tapas es elaborada cocina en miniatura. En Miami se sirvió una colección de aperitivos, cada plato un conjunto de varias propuestas en formato pintxo. En los platos principales que siguieron a éstos, prevaleció la sencillez de ingredientes y la concentración de sabores, saliendo muy airosos en la dificultad de hacer excelentes elaboraciones con pocos elementos. A lo largo de todos los platos hubo una incorporación de ingredientes emblemáticos y cocciones de la cocina vizcaína, desde la brasa, al bacalao y el queso.

Tapa de chistorra

Tapa de chistorra

Tapa de chistorra

 

Buey con pimiento

Atún

Tapa de chistorra

DONDE COMPRAR:

 

En Puerto Rico:

 

El Almacén del Vino de B. Fernández distribuye los vinos de Dominio de Valdepusa, Marqués de Griñón y el aceite Capilla del Fraile.  

 

Bodegas Compostela distribuye Svmma Varietalis.

En República Dominicana:

Vinos, S.A.

Comentarios: info@viajesyvinos.com

  Las cepas de Cabernet produjeron su primera cosecha en 1982 y sus vinos han sido destacados por su simultánea rotundidad y elegancia, lo que les ha valido ubicarse en el cuadro de honor de los grandes vinos del mundo. Dominio de Valdepusa elabora también monovarietales a partir de Petit Verdot y Syrah. Pero con las mejores cubas de cada uno de los tres diferentes varietales se elaboran además dos cupajes, uno, el distinguido Eméritus, con un poco más de barrica que el segundo, Svmma Varietalis. En Rioja se elabora también un vino bajo el nombre Marqués de Griñón, independiente de Valdepusa.

  En 2008 se espera el estreno en Puerto Rico de Finca El Rincón, un cupaje de Syrah y Garnacha lleno de fruta roja y fresca en boca, elaborado a partir de uvas cultivadas en una finca en Aldea del Fresno en Madrid. Falcó trabaja también en otras interesantes e innovadoras propuestas que con suerte llegarán también a este mercado un poco más adelante, y no descarta incursionar en otras áreas peninsulares para elaborar vinos que complementen a los que se elaboran en la manchega Valdepusa.

  ¿Cómo vislumbra a la industria del vino en 10 a 20 años?

  “Dará un salto enorme. Quizás haya menos producción por hectárea, pero la viticultura será mucho mejor. Creo que también habrá una mayor apuesta por los vinos de pago. Hay una nueva generación de enólogos más abierta, más centrada en vinos de calidad y enfocada en el terroir y la personalidad”.

  Don Carlos cree que ahora mismo España tiene mucho potencial en el Bierzo y Valdeorras y que Mencía, Godello y Prieto Picudo podrían ser algunas de las cepas del futuro. En La Mancha, por ejemplo, se completará la reconversion de 120 mil hectáreas de viña, de las que ya unas 80 mil han cambiado de Airén, a Tempranillo y Syrah. 

  Si en los 70 Valdepusa apostó por variedades foráneas, ahora se ha montado en el tren nacional de potenciar las autóctonas, empezando a apostar así por lo español. En 2000 se plantó un clon especial de Graciano, una variedad que el Marqués de Griñón considera tiene mucha personalidad, aporta buen color y conserva bien la acidez. Hay otras variedades locales aún poco difundidas que le gustan, como la Alicante (Garnacha Tintorera) y la Monastrell.

  ¿Qué opina de la agricultura biodinámica, que cada día parece tener más adeptos entre bodegueros?

  “Creo en algunos aspectos. Por ejemplo, intentamos intervenir poco y no labramos en la plantación del viñedo”, comenta.

  ¿Y de los vinos de nuevas latitudes, habiendo usted asesorado un proyecto de base comunitaria en el corazón del continente africano?

  “Creo que tienen futuro. En muchos de estos países, como Brasil, las capas importantes de la sociedad van a querer disponer de vino y el tener vinos nacionales genera también interés por lo que pueden ofrecer los foráneos”.

Viñedos y lavanda

 

Noble heraldo de aceite y vino

Por: Rosa María González Lamas

  En la década del 1960, el Señor Marqués decidió prepararse para cumplir el compromiso con su abuelo, y así se marchó a Lovaina en Bélgica, y a la Universidad de Davis, en California, regresando convertido en ingeniero agrónomo.

  Plantó tabaco en Extremadura, árboles frutales, comerció con productos agrícolas, pero no fue sino hasta años después, como resultado de un viaje al Medio Oriente, que lo aprendido en Davis con Maynard Amerine le revolcó el espíritu vinícola, el mismo que le inculcara su padre cultivando desde joven su paladar con grandes caldos del mundo. Hechizado con un poco de locura, decidió arriesgarse y comprobar si su intuición no le traicionaba.

  Había saboreado en toda regla el éxito de la Chardonnay y la Cabernet Sauvignon en California, un territorio climatológicamente muy similar al del Dominio de Valdepusa, por lo que decidió dar una nueva oportunidad a su ancestral historia de viñas, olfateando, décadas antes que otros bodegueros, la plenitud del aún ignoto potencial del vino español. El de Valdepusa es un enclave único en España porque, a pesar de la aridez manchega, conjuga una altitud sobre el promedio que le confiere un clima más fresco, y un subsuelo similar al de Borgoña.

  En España, Vega Sicilia y Marqués de Riscal plantaban Cabernet Sauvignon, pero nadie lo hacía en Castilla-La Mancha. Era cepa prohibida. Los franceses no querían compartir sus vides, y el gobierno español tampoco quería importar nuevas variedades foráneas. Pero este Grande de España estaba tan convencido de su potencial, que arriesgó el todo por el todo e introdujo desde Francia algunas cepas escondidas entre un cargamento de manzanas, y así, hace 33 años y casi como contrabando, empezó en 14 hectáreas de Valdepusa una nueva era para la Cabernet, y también la modernidad de la industria del vino en España.

  “En este país nunca ha ido nadie a la cárcel por hacer buen vino, y la verdad es que las cepas pasaron bastante desapercibidas porque era un proyecto quizás irrelevante por su tamaño”, recuerda el Marqués de Griñón.

La elegante camisa de este noble de avanzada ostenta la corona de la “F” familiar finamente bordada sobre su corazón. El orgullo y el apego por la tierra y la familia va grabado como fierro en lo más profundo de su sentir, al igual que su devoción por el buen yantar, por el aceite y el vino.

   Refinado, aristócrata, amigo de reyes y príncipes, conocedor de placeres sublimes y mundanos, jet-setter e incluso protagonista de la prensa del corazón, Carlos Falcó pudo haber escogido ser cualquier cosa quizás más acorde con su abolengo, pero, sin embargo optó por cultivar su tierra, reflejo de la extrema sencillez de trato que le caracteriza.

  “Siempre le decía a mi abuelo que un día me dedicaría a trabajar formalmente los productos de gran calidad de su finca. Mis padres querían que siguiera la carrera militar, pero mi abuelo siempre abogó porque pudiera proseguir mi vocación. Cuando murió, me heredó parte importante de lo que entonces era Valdepusa y sentí la obligación de dedicarme a ella, en honor a todo el apoyo que me brindó”, relata el Marqués de Griñón en exclusiva a Divinidades.

 

   Vides y olivares han ido eslabonados a sus pagos de familia en el valle del río Pusa, un afluente del Tajo, que forman parte del linaje familiar desde 1292. Cuentan algunas historias que el Dominio en Valdepusa fue un obsequio real a un soldado por su valioso desempeño militar, y que la familia del soldado plantó vides y olivos, y también se unió a la de los Fernández,  de Córdoba, además de adquirir nuevas tie-

rras en la madrileña villa de Griñón, con lo que al Señorío de Valdepusa se le añadió el de la villa. Los Griñón luego se vincularon a los Moncayo, Grandes de España y, más tarde, al Señor de Griñón se le ascendió al rango de Marqués.

  Algo después, en los tiempos revueltos de la Guerra Civil española, vino al mundo en Sevilla don Carlos Falcó y Fernández de Córdova, Marqués de Griñón y Marqués de Castelmoncayo, Grande de Es-

Don Carlos Falcó, Marqués de Griñón

www.viajesyvinos.com

Web Analytics

tumblr visitor