viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

Puentes del Xacobeo 2021-22

Paulo Coelho: El peregrino pop que dinamizó el Camino de Santiago

 

 

Texto: Rosa María González Lamas. Fotos: Google-Xavier Gonzalez (C)

 

 

A pesar de que las rutas que llevan al Sepulcro del Apóstol Santiago han existido por siglos, el Camino de Santiago quizás nunca fue objeto de un fervor tan ardiente y popular como lo ha tenido en las últimas décadas del siglo XX y las primeras del XXI.

Curiosamente, esa divulgación amplia de la Ruta Jacobea ha propiciado que el Camino de Santiago se transforme de una vía predominantemente religiosa a una ruta turística, lo que ha incidido dramáticamente en su despegue como conjunto cultural y de concordia, atrayendo a un universo de peregrinos contemporáneos cuyo tránsito por el Camino tiene un importante impacto económico, pero motivaciones bastante diversas a las que impulsaron el hecho de la peregrinación a Compostela en su origen medieval.

Una de las locomotoras del nuevo prototipo de peregrino es el escritor brasileño Paulo Coelho, quien tras su experiencia personal con el Camino de Santiago publicó “El peregrino”, un libro que dio a conocer al Camino por todo el mundo y que ha servido como punta de lanza para que toda una generación decida emprenderlo.

En el principio se iba a y por Santiago, pero con el tiempo el culto al sepulcro del Apóstol como destino de peregrinación se ha ido diluyendo como motivación prioritaria para hacer el Camino de Santiago.

De los grandes lugares de peregrinación cristiana quizás solo Santiago de Compostela viene asociado con una ruta que antecede al destino. Una ruta rica en patrimonio histórico edificado, historia, naturaleza, gastronomía y gente, siendo, entre otras rutas, la que más se potencia como ruta turística además de espiritual. 

De ahí que un estudio sobre el impacto económico del Camino de Santiago realizado por la Universidad de Santiago de Compostela y la Xunta de Galicia destacara la diversidad de los peregrinos contemporáneos, quienes con un objetivo común de llegar a Compostela difirieron en la motivación, la compañía, la distancia, la duración, el punto de partida y otros elementos vinculados a su recorrido.

El religioso fue desde los inicios el principal acicate para hacer el Camino de Santiago. Objetivos expiatorios figuraron entre los que llevaban a completar el recorrido que, tras el esplendor de la Edad Media, vio cómo se iban ralentizando las peregrinaciones con el paso de los siglos, especialmente tras la Reforma Protestante del siglo XV y, aunque se mantenían, lo hacían con una cada vez más limitada afluencia.

Ése era el escenario de las peregrinaciones en el siglo XIX, a fines del cual, con el objetivo de dinamizarlas, determinaron realizarse pesquisas en la Catedral para buscar los cimientos del primitivo sepulcro del Apóstol y reliquias de la llegada de su cuerpo a Compostela.

Concluidas éstas, con la Bula Deus Omnipotens de 1885 el Papa León XIII autenticó que las reliquias halladas en la Catedral eran las de los restos apostólicos, lo que marcó un antes y un después en el hecho de la peregrinación, que propició un incremento en el número de peregrinos y la creación del concepto Año Santo.

Este impulso se vio afectado en la primera mitad del siglo XX por las Guerras Mundiales y la Guerra Civil española, por lo que en la segunda mitad del siglo XX se volvieron a realizar esfuerzos para rescatar al Camino de Santiago del ostracismo en que le sumergieran estos conflictos bélicos, para lo que se buscó nuevamente atraer a miles de peregrinos a Santiago. Para ello se apeló a motivos religiosos que consolidaran la fe del pueblo y fueran una bendición para la ciudad, pero también culturales, pues no debe de olvidarse que el turismo fue un motor de desarrollo económico en la posguerra.

Uno de los principales puntos de inflexión en el sendero a potenciar el Camino de Santiago aconteció en 1982, cuando el Papa Juan Pablo II peregrinó a Santiago, donde ofreció un discurso europeísta que, a raíz del hecho jacobeo, propuso un diálogo entre Iglesia y sociedad. Este discurso fue muy importante porque pondría la semilla para la creación de estructuras institucionales para la celebración de los Años Santos, que serán importantes fuerzas motrices del Camino.

Apenas cuatro años después de esa primera visita del Papa a Compostela, llegó también a la ciudad otro visitante que con el tiempo se convertiría en muy ilustre. Con una vida pasada un tanto complicada, este peregrino llamado Paulo Coelho emprendió una búsqueda de su “leyenda personal”, para lo cual determinó realizar el Camino de Santiago en 1986, escogiendo el Camino Francés para ir en busca de esa “leyenda” que le ayudara a solucionar una crisis de identidad.

Así nacería “El Peregrino”, una multipremiada novela autobiográfica publicada en 1987 que relata el peregrinaje del autor brasileño a Santiago en compañía de un misterioso guía espiritual, Petrus, que le instruye y acompaña a  encontrar una símbólica espada por el Camino de Santiago, en un ejercicio de resistencia física, emocional e intelectual, pero también de descubrimiento de su potencial como ser humano, todo enmarcado en un escenario de aventuras y toda la riqueza patrimonial y natural del Camino.

Como el objetivo de ese viaje no era alcanzar el sepulcro del Apóstol Santiago sino encontrarse a sí mismo y aceptar seguir con determinación su vocación por la escritura, el entonces futuro escritor dio por terminado su recorrido por el Camino Francés en O Cebreiro y tomó un autobús hasta Santiago sin completar el Camino, escenario de su libro, que sería un verdadero revulsivo para su divulgación.

Traducido a más de 80 idiomas, desde su primera edición de 1987 “El Peregrino” y su autor Paulo Coelho han sido los más influyentes divulgadores laicos del Camino de Santiago en la era moderna, un éxito que no debió pasar desapercibido por las autoridades gallegas que, tras el ascenso de Manuel Fraga a la Presidencia de la Xunta de Galicia en 1989, determinaron finalmente institucionalizar los Años Santos Xacobeos y potenciar la peregrinación como atractivo turístico, observándose una importante transformación en esa dirección a partir del Año Santo de 1993, el Xacobeo, que había sido precedido por la 4ta Jornada Mundial de la Juventud convocada por el Papa Juan Pablo II. Este evento impulsó un boom de peregrinación jacobea de calidad cristiana, utilizando las peregrinaciones como base de una evangelización.

Pero el afán por el Camino que desencadenó el libro de Coelho no necesariamente va por el sendero religioso, sino que es menos penitente y más espiritual, abriéndolo a otras motivaciones más personales y ecuménicas, lo que hace que un universo mucho mayor de potenciales peregrinos comience a interesarse por este sendero turístico, independientemente de la religión que profesen, pues el relato de Coelho es una invitación a todos quienes también sientan estar pasando por situaciones personales en cuya mejoría o solución una ruta de tenacidad, cierta soledad e introspección como la del Camino puede ayudarles, así como también a quienes gustan de ser sorprendidos, a los amantes de la historia, la naturaleza, el deporte, el encuentro en comunión con otras personas, la gastronomía, la desconexión de la rutina, los retos y muchísimas otras razones que hallan en la oferta turística del Camino un destino afín.

Así, en lugar de ponerse como meta el llegar a un sepulcro, el Camino de Coelho que va de Petrus a Iacobus propone un destino de vida, otro principio en que el caminante es también parte del destino y por ello tan importante como el Camino, porque la esencia del viaje es tanto el destino como el recorrido hacia él.

Ése es el poder multiplicador de un libro, en una época donde aún no existía la Internet, que hoy nos conecta con proximidad e inmediatez no importa dónde nos encontremos. De este modo, “El Peregrino” de Paulo Coelho se convirtió en un ícono de la literatura y del Camino de Santiago cuando a éste aún se le conocía poco en Iberoamérica. 

Cuando el Papa Juan Pablo II visitó Compostela en 1982, 1868 peregrinos completaron el Camino de Santiago, una cifra que, aunque retrocedió al año siguiente, luego empezó un ascenso paulatino consistente, que empieza a remarcarse a partir de 1986 y solo se detuvo en 2020, cuando debido a las restricciones de la pandemia apenas llegaron a Santiago 54,143 peregrinos, una cifra aún muy considerable, en comparación con los números raquíticos de décadas atrás.

Sin duda que el Xacobeo 2021-22 volverá a potenciar el peregrinaje por el Camino, tomando en cuenta que el turismo de naturaleza e interior es uno de los más buscados por los viajeros en tiempos de la pandemia del COVID-19, que para muchos ha sido además también un tiempo de cambio y reflexión, que puede hallar en el Camino de Santiago respuestas tanto de índole religiosa como espiritual, y una ruta de sentido ante la superficialidad de muchos aspectos del mundo moderno.

Hoy día la globalización y la interconectividad a través de los medios de comunicación y redes sociales potencian aún más el interés por el Camino de Santiago, teniendo un eco en “El Peregrino” que, gracias a Paulo Coelho, a partir de fines de la década de 1980 comenzó a dar otro tipo de altavoz al Camino de Santiago y, por su conducto, a convertir a Galicia en un nuevo camino para el mundo, pero también a cada peregrino ---como él--- en nuevos gallegos de corazón cuyo afecto a la tierra de Galicia multiplica a la “diáspora gallega”.

Tan importante ha sido Paulo Coelho para la divulgación del Camino de Santiago en el mundo que en 1999 la Xunta de Galicia le confirió una Medalla de Oro con motivo del Día de Galicia, y en 2008 el Ayuntamiento de Santiago de Compostela le honró dedicando una calle con su nombre, en los últimos tramos del Camino. De un modo u otro, el escritor siempre ha mantenido sus vínculos con el Camino y con Compostela, así como un testimonio de su agradecimiento a lo que logró a través de ellos.

 

17 de julio de 2021. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomía

Más noticias de Vinos y Bebidas

Más noticias de historia

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS: