viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino, el aceite de oliva y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"


 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

PASADAS EDICIONES

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Un olivo es fulcro del nombre de Contino Viña del Olivo, uno de los más reconocidos vinos de la Rioja Alavesa, elaborado con uvas que nacen en una parcela que rubrica su excelencia con el nombre de un olivo de 700 años que sobresale en medio de esta valorada viña.

Este ejemplo delinea la larga historia que funde uvas y olivos en la parte de la DOCa Rioja que pertenece al País Vasco. El vino aquí ha tenido tal prominencia que pocos están al corriente de que al comenzar el siglo XX había apenas 200 hectáreas de vid plantadas en la Rioja Alavesa en contraste con unas mil de olivar.

Éstos son algunos de los puntos destacados de “El olivo de Rioja Alavesa, un compañero centenario”, una publicación que persigue develar el pasado y presente menos conocido de lo que otrora fue un importante cultivo en Rioja Alavesa que hoy hace méritos para volver a ganar la posición prominente que tuvo cuando la producción de aceite de oliva fue el sustento de la agroeconomía de la región durante el tiempo en que la filoxera hizo desaparecer las viñas.

Aquel escenario olivarero de inicios del siglo XX comenzó a transformarse en las décadas de 1950 y 1960 cuando las uvas volvieron a ser un cultivo rentable. Vender madera de olivo pronto se tornó en un negocio más lucrativo que la producción de aceite de oliva, lo que llevó a la remoción de los olivares, al punto que para el año 2000 apenas quedaban unas 200 hectáreas.

Afortunadamente, la primera década del siglo XXI fue testigo de un renovado interés en el olivar como cultivo. La metamorfosis desembocó en OLEUM, un proyecto lanzado en 2007-2008 con el fin de detener la destrucción de los olivares, plantar nuevos olivos e implicar a las generaciones más jóvenes en el cultivo de olivos y producción de su aceite.

OLEUM fue la idea de Fernando Martínez-Bujanda, pasado presidente de la Mesa del Aceite de Oliva de la Rioja Alavesa, y responsable de transformar un cultivo básicamente destinado al consumo doméstico en un agroalimento genuinamente comercial.

Martínez-Bujanda es también la mente maestra tras esta publicación, un volumen estructurado con unos 40 testimonios de protagonistas y expertos que proveen una imagen cristalina del sector olivarero de la Rioja Alavesa a través de generaciones, de hombre mayores que relatan aspectos históricos de la región a jóvenes productores con nuevos proyectos.

Antoni Juan Pastor realizó las entrevistas en profundidad que buscaban mostrar aspectos singulares de los entrevistados, la mayoría de la Rioja Alavesa, y otros personajes de fuera que proporcionaron una perspectiva diversa al sector olivarero de la región.

En adición a las entrevistas el libro ofrece información general sobre la historia del cultivo del oliva y la producción de aceite, una sección con proverbios y un glosario de términos específicos al olivo y al aceite, incluyendo algunos empleados solo en la Rioja Alavesa.

La Asociación del Olivo de Rioja Alavesa (AORA) dirige desde 2017 al sector en la Comunidad, donde antes otras organizaciones le representaron a partir de 2003.

Para 2017 había unas 500 hectáreas plantadas con olivares en Rioja Alavesa, 203 de las cuales eran olivares viejos que sobrevivieron la destrucción de mediados del siglo XX. Los municipios de Moreda de Álava, Lantziego y Oión concentran el 75% de la superficie olivarera de Rioja Alavesa, incluyendo la mayoría de sus olivos muy viejos, de los cuales hay algunos centenarios también en Laguardia.

La Arróniz (también conocida como Royuela en La Rioja) es la variedad de olivo estrella, ya que está bien adaptada al clima frío y seco de la Rioja Alavesa y produce aceites con aromas agradables, sabores suaves y bajo amargor.

Aunque aún no cuenta con una Indicación Geográfica de Calidad, los aceites de Rioja Alavesa cuentan con etiquetas que certifican su origen y tipo: Eusko Label, Ecológico y Eusko Label-Ecológico.

AORA ha cifrado la ventaja competitiva de Rioja Alavesa en sus aceites de oliva super premium. En esta dirección, proporciona adiestramiento técnico a los cosechadores para que adquieran destrezas que mejoren la calidad de las aceitunas que cultivan, así como su procesamiento en las escasas y pequeñas almazaras.

Algunas pequeñas bodegas con olivares producen cantidades limitadas de aceite de oliva, aunque contemplan expandir sus producciones de aceite. Anualmente los aceites de la región se exponen en la Feria del Aceite de Oliva de Rioja Alavesa.

 

19 de julio de 2019.

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

El renacer del aceite de oliva de la Rioja Alavesa

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Foto: Viajes & Vinos (C).