viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

El espiado romance entre James Bond y Champagne Bollinger

Puede que por mucho gustarle a él, al concebir Ian Fleming a su personaje en el tórrido calor del trópico caribeño le pensara refrescándose con las burbujas de Taittinger.

El personaje era Bond. James Bond. Y aunque tiene pasaporte inglés, su certificado de nacimiento indica Jamaica, el sensual paraíso natural donde su autor, Fleming, gestó al más célebre agente secreto del mundo mundial en un bucólico terreno de su propiedad que hoy se ha convertido en el exclusivo GoldenEye Resort.

Fleming puso Taittinger en el camino del 007 en las versiones literarias de “Casino Royale” y “Goldfinger”, pero la  primera revelación de Bollinger en la vida de James Bond surgió en la versión literaria de “Diamonds Are Forever”, un filme de 1971 protagonizado por Sean Connery, cuyo agente recibía una pequeña botella en su camarote en el Queen Elizabeth.

En 1973 el agente secreto repartió efervescencia entre Dom Pérignon y Bollinger en la película de “Live and Let Die”, y a partir de 1979 las burbujas atrevidas pasaron en pantalla a llevar exclusivamente la enseña de Bollinger, una tournée de burbujas que terminaría delineando uno de los más longevos binomios de la historia del marketing.

Como cuestión de avanzada llegaron casi en nave espacial, cuando Bollinger se convirtió en el champán oficial de Bond durante el lanzamiento de “Moonraker”, película en cuya versión literaria Bond curiosamente degustaba Taittinger. No obstante, para la versión de la gran pantalla sería Bollinger la maison champenoise la que crearía la primera botella de una colección, así como los primeros de un conjunto de afiches Bond, que  promovían el filme en que el agente secreto investigaba lo acontecido con el secuestro de un transbordador espacial.

La entrada de Bollinger al universo Bond surgió de la mano del productor Albert Broccoli, cuya familia buscó para sus películas un vino que armonizara con el impecable gusto y refinada personalidad del agente secreto. Célebremente conocido por su refinamiento como vino espumoso, Bollinger fue la etiqueta escogida para las producciones, desarrollándose desde entonces una estrecha amistad entre las familias Broccoli y Bollinger, y una sólida vinculación con su champán que ha pervivido incluso los cambios de actores que han encarnado al agente 007 a partir de Roger Moore, y siguiendo con Timothy Dalton, Pierce Brosnan hasta Daniel Craig.

Desde entonces, para cada filme Bollinger ha escogido etiquetas especiales, y para algunos también ha creado actividades especiales y exclusivas botellas coleccionables. La atracción por perseguir botellas de este calibre pudiera atarse a la fantasía de sucumbir a la seducción, picardía y amor al riesgo de personajes como este artista del espionaje. Pero independientemente de esta fascinación, lo que subyuga de sumergirse en estas burbujas coleccionables es el anhelo de tener algo exclusivo y la aspiración a poseer un artículo único y sublimemente personal, lo que unido a la popularidad del champán como categoría, la sofisticación de los paladares, y la preferencia por espumosos de gama alta han transformado a las cotizadas ediciones especiales de sus botellas más preciadas en artillería efervescente de las más prestigiosas casas de champán.

En “Moonraker” el Bollinger apareció en varias escenas, y lo disfrutaron por igual Bond y sus enemigos fílmicos, como “Jaws”, quien degustó el Bollinger Tradition R.D. En “Octopussy”, esa misma etiqueta protagonizó un encuentro amoroso del protagonista y apareció además en otras escenas. Y en “A View to a Kill”, las burbujas de Bollinger sedujeron en el Castillo de Chantilly.

El Bollinger R.D. sigue la tradición de las casas de champán de mantener una reserva familiar de vinos añejos cuyo degüelle se realiza poco antes de disfrutarse, a fin de mantener la frescura y aromaticidad del champán. Conocidos como la máxima expresión del champán, R.D. significa precisamente “Recently Disgorged”. Bollinger fue la primera casa de Champagne en decidir comercializar esos vinos de reserva para que todos, y no únicamente los escogidos de la familia, pudieran disfrutarlos. Además, fue también pionera en incluir la fecha del degüelle en la etiqueta.  

Los Bollinger de Roger Moore dieron paso en 1987 a los de Timothy Dalton en “The Living Daylights” y “Licence to Kill”, donde también se ensalzó al Bollinger R.D.

Pero en la siguiente etapa de la saga, cuando Pierce Brosnan se convirtió en el 007 de turno a partir de “GoldenEye” en 1995, el Bollinger R.D. dio paso al Bollinger La Grand Année  ---un champán millesimé solo elaborado en añadas perfectamente equilibradas---, que fue la etiqueta de referencia en esta película y en “Tomorrow Never Dies”, “The World is Not Enough” y “Die Another Day”.

En 2006 Daniel Craig inició con una nueva versión de “Casino Royale” (David Niven había sido James Bond en la película homónima en 1967) su etapa como agente secreto al servicio de su Majestad. Y con él las burbujas de Bollinger en las películas se repartieron entre las de La Grande Année en esa película y “Quantum of Solace”, y Bollinger R.D. en “SkyFall” y “Spectre”.

Para “Quantum of Solace”, el James Bond interpretado por Craig se reveló con una munición de burbujas que disparó sabores de chispeante ensueño utilizando una botella de colección que Bollinger pidió diseñar a Eric Berthès como símbolo de la prolongada asociación entre la casa francesa y 007, una complicidad que nació en 1973 y que antes de Daniel Craig recorrieron en pantalla otros Bond, con cosechas emblemáticas de esta gran casa champañofila.

Berthès es un célebre diseñador francés solicitado por grandes marcas de bebidas espirituosas y champán para diseñar piezas especiales, al igual que por establecimientos para crear espacios únicos. Crea también piezas de mobiliario y arquitectura interior.

La edición commemorativa de “Quantum of Solace” se esculpió aerodinámicamente como bala gigante de estaño que sigue la línea de las que usa el revólver Walther PPK, el preferido por Bond, y encerró una mágnum  ---botella, que no pistola---  de champán Bollinger La Grande Année 1999. Utilizada la botella, de atuendo negro y plata, el interior de la base donde descansa se convierte en cofre. Solo 200 + 007 ejemplares de este objeto coleccionable que se vendieron a un costo promedio de unos $ 5,600 por bala-botella.

Este próximo abril se estrenará “No Time To Die”, que marcará la última aparición de Daniel Craig como James Bond, cuyo sendero 007 le regresará a la Jamaica donde Ian Fleming le gestó. Y en esta 25ta película del más célebre agente secreto volverán a acompañarle las burbujas de Bollinger, que en anticipo a esse estreno y para celebrar sus cuatro décadas de vinculación com las aventuras del espía creó dos ediciones coleccionables.

La primera, una versión más económica, la Edición Limitada Bollinger 007, protagonizada por el lanzamiento del Bollinger 2011, un champán elaborado con 100% pinot noir de un viñedo grand cru en Aÿ, envejecido durante siete años. La segunda, una edición coleccionable con un Mágnum de varios miles de euros inspirado en “Moonraker” y diseñado por Berthès y de la cual solo se han elaborado 407 ejemplares.

¿Seguirá James Bond bebiendo burbujas de Bollinger? ¡Quién sabe! Con la efervescencia de la industria del vino inglés y el Brexit, igual se pasa al English fizz, que hasta podría designarse colectivamente “Bond”. Why not?

 

27 de enero de 2020. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

 

 

 

 

 

Rosa María González Lamas. Fotos: Champagne Bollinger y otros (C)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS: