viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

En 1950 subían a sus tronos Rainiero de Mónaco y Balduino de Bélgica. En Asia, las fuerzas estadounidenses invadían a Corea del Norte y la China hacía lo propio con el Tibet.

En 1934 había luces y sombras. Hitler se convertía en Presidente y Canciller de Alemania, y en los Estados Unidos las fuerzas de ley y orden daban finiquito a John Dillinger, a Bonnie y a Clyde. Pero en ese año también nacían Flash Gordon y ese perfumista y modisto con aires metálicos que fue Paco Rabanne.

En el Douro portugués, en cambio, se mimaba, como todos los años, a las viñas en socalcos y se hacía vino, el de Oporto, que era el que concentraba el quehacer enológico de Portugal por aquellos días.

A pesar de las limitaciones de aquel entonces, los registros de la bodega C. da Silva indicaban que 1934 había sido un año inestable, con una primavera lluviosa, un verano caliente y una vendimia tardía.

Un año antes, en 1933, Clemente da Silva hacía realidad su sueño de crear una casa de vinos de excelencia que se hacía global, C. da Silva Vinhos. La familia política de Clemente estaba también vinculada al vino de Oporto, lo que permitió a su empresa edificar su patrimonio de stocks de vinos fortificados de fines del siglo XIX y de inicios del XX, lo que contribuiría al alto reconocimiento y fama de sus vinos en todo el mundo.

Un año después, en 1934, se registraría la marca Dalva, una contracción de “Da Silva” y apelativo fácil de repetir y entender en cualquier mercado.

En esa coyuntura debutante de la marca nacería el Dalva Colheita 1934, que 87 años después ve la luz como uno de los recientes lanzamientos de Oportos muy viejos que presenta Dalva, con edición numerada y limitada a 700 botellas, totalmente vivas y vigentes, y que dejan muy claro porqué los vinos de Oporto se sitúan entre los grandes del mundo.

De color castaño con ribetes verdes, el Dalva Colheita 1934 es un vino muy profundo y directo, que desde el principio deja claro su perfil, sin ser tan camaleónico en copa. Para beber a sorbos muy lentos, destacan sus sutiles tonos lácteos a crème caramel, pasas, higos, notables aromas torrefactos, abundante vainilla y un retrogusto a cáscara de sándalo, marcada nuez y naranja, con un toque cítrico que incluso roza el limón y tiene un deje amargo a toronja. En boca destaca su textura bien untuosa, una acidez cítrica y un final especiado en la punta de la lengua.

A través de la cuidada selección de las mejores partidas de vino en cada vendimia y del arte de hacer los mejores lotes que reposan en su bodega, la tarea de C. da Silva a través de toda su existencia ha sido perfeccionar los principios y métodos de producción del vino de Oporto, algo que se refleja en esta etiqueta y en otra, un Dalva Colheita de 1950, cuyas estancias en toneles a lo largo de muchas décadas les confirió una complejidad excepcional.

Con 71 años tras de sí, este Dalva Colheita 1950 es un vino de meditación que se desearía nunca terminara en copa. De color castaño pálido, en nariz es una panoplia aromática que recorre las pasas, los frutos secos, los recuerdos a pastel de nata, el fino toffee, el sutil caramelo y la naranja amarga con un fondo de cacao, nuez y la cautivadora nota de vinagrinho, fascinante y que le añade complejidad al vino. La naranja se extiende por el paladar en un vino untuoso, sin ser denso, y fino, con un profundo retrogusto de almendra y frutos secos, bien persistente y ultra largo, casi eterno, envuelto en un sutil final especiado y una gran frescura, gracias a su aún excelente acidez.

El 1950 fue un año con noches frías y temperaturas diurnas moderadas, que dieron origen a vinos delicados y concentrados, como esta etiqueta, que se envejeció en barricas de roble por más de medio siglo,

José Manuel Sousa Soares es el enólogo responsable por haber redondeado ambas ediciones, dos verdaderas joyas embotelladas.

No son estos dos los únicos lanzamientos especiales de Dalva, que prepara el lanzamiento de otro vino Colheita, de 2001, para conmemorar el 20mo aniversario de la proclamación del Douro como patrimonio de la UNESCO. Tres mil botellas de esta etiqueta honrarán esta efemérides.

 

26 de diciembre de 2021. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Más noticias de Destinos

Recibir noticias de Viajes & Vinos 

 

 

Oportos de ensueño: los nuevos Colheitas de Dalva

 

Texto: Rosa María González Lamas. Fotos: Viajes & Vinos y Dalva (C)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS: