viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

Debuta Hop Kiln Pinot Noir de Sonoma

 

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

POLITICA DE PRIVACIDAD

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

 

De lúpulo, nada. De secado, poco, y de cerveza, menos. Lo que sí es innegable es que antes del vino, en el valle de Sonoma los capítulos más importantes de su historia líquida se redactaron con impronta de cerveza.

Por eso el paisaje del Valle tiene delineadas las siluetas de graneros con torres cónicas en forma de pico, que los convertían en castillos encantados con cerveza, ya que en ellos se secaba el lúpulo que pondría el cimiento de esa refrescante industria. Esto hizo de sus oast houses o hop kilns un elemento industrial que, tras la Segunda Guerra Mundial decayó, como la industria cervecera, lo que les convirtió en un mero testimonio arquitectónico del otrora esplendoroso negocio, que algunos quisieron recrear con la construcción más reciente de estructuras con ese perfil.

No fue el caso de Walters Ranch Hop Kiln, construido en 1905 y de tanto valor histórico que desde la década del 1970 forma parte del Registro de Edificios Históricos del estado de California.  Quizás por eso fue un lugar ideal para que Landmark Vineyards posara en él su telescopio de intuición comercial, adquiriéndolo en 2016 para emprender un abarcador proceso de rehabilitación que le ha devuelto un esplendor ancestral que le ha convertido en un retrato bastante fidedigno de los hop kilns de principios del siglo XX.

Fundada en 1974, en 1989 Landmark Vineyards se mudó a Sonoma, un periplo paralelo a su importante trayectoria en la industria del vino que incluso llevó a sus vinos a servirse en la Casa Blanca durante durante cinco administraciones presidenciales. En 2005 Landmark rehizo sus viñedos y en 2011 fue adquirida por el conglomerado de vinos Justin.

En ese Walters Ranch Hop Kiln decidió, no recuperar la vocación cervecera, sino cambiar el lúpulo por la Pinot Noir, una variedad fetiche y sacramental para Landmark y el Russian River Valley donde ubica este proyecto, del que decidió extraer lo mejor de una parcela única y embotellarlo como el Hop Kiln Estate Pinot Noir, un vino que vio la luz en 2018 y que acaba de debutar en el mercado de Puerto Rico.

Surtido de uvas de diez distintos clones seleccionados del Hop Kiln Estate, éstas proceden principalmente de tres partes del viñedo con diferencia de altitud, topografía, exposición solar y suelos, lo que enriquece el mosaico con que se forja el arte del vino y a un conjunto expresivo y balanceado del terroir, sumando las particularidades de fruta y madurez.

Los racimos se despalillan y la uva se macera en frío antes de la fermentación, sometiéndose a dos remontados diarios durante este proceso. Tras ésta, el vino se pule en barricas de roble francés, 40% de ellas roble nuevo y el resto usado, reposando en sus lías por diez meses antes de ensamblarlo previo a su embotellado, ya que es en botella donde tiene un reposo prolongado. En la añada 2017, la segunda de esta etiqueta, el embotellado se realizó en 2018, lo que da una idea del largo tiempo en botella que ha pasado el vino antes de su comercialización.

El resultado es un tinto de color más bien ligero con una bellísima nariz afrutada y especiada que evoluciona en copa con recuerdos a grosella, cereza confitada, clavo, avellana, pimienta negra, mejorana y delicadas notas torrefactas que en boca envuelven el paladar con sedosidad, pero también con la frescura de su buena acidez y la estructura de taninos domesticados, pero presentes.

La presentación de este vino, distribuido por La Cava de Serrallés, fundió tanto la delicia de este tinto y la del vino Chardonnay de Landmark, con la diversión de crear una tabla de charcutería y quesos de la mano de Efraín Cruz, chef ejecutivo de Culinary U Market, un espacio gastronómico dedicado a la enseñanza y entretenimiento culinarios, donde la experiencia siempre se acompaña de buenos vinos, como estos de Landmark, que pretenden sacar expresiones identitarias de la Chardonnay y la Pinot Noir de varias apelaciones californianas, a semejanza de la manera en que cada “artista” creó su propia obra de arte para acompañarla desde el lienzo de una tabla de sabor. El Hop Kiln va tan bien con estas muestras, como con manjares carnívoros más sustanciosos.

No es la única etiqueta de este territorio, donde la bodega también elabora un tinto más premium, el Hop Kiln Estate Reserve Pinot Noir.

 

15 de octubre de 2022. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

 

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Fotos: Viajes & Vinos y Landmark Vineyards (C)