viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

 

Comparte esta historia:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

PASADAS EDICIONES

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Se llama Marselan, es tinta, un cruce entre las bien valoradas Cabernet Sauvignon y Garnacha, y a la espera del aval formal del Instituto Nacional del Origen y la Calidad (INAO) francés, ya tiene el visto bueno de bodegueros y viticultores de las apelaciones Bordeaux y Bordeaux Supérieur para incorporarse a su patrimonio de variedades autorizadas para elaborar vino, lo que ha añadido fuelle a una variedad que en los últimos años ha dado signos de ir labrándose por una ruta de verdadero esplendor.

 

La Marselan no es la única variedad propuesta que es fruto de un cruce ya que entre las siete nuevas están también la Arinarnoa, un cruce entre Tannat y Cabernet Sauvignon, y la Liliorila, un cruce entre la Baroque y la Chardonnay. Las nuevas variedades podrán constituir hasta un 10% del ensamblaje final, y ocupar hasta el 5% de la viña de un productor.

 

Pero ¿de dónde sale la Marselan, variedad que está expandiendo como pulpo sus tentáculos por el mundo del vino?

La Marselan es una variedad vinífera baby boomer que se creó en Francia en 1961 cruzando genéticamente la Cabernet Sauvignon y la Grenache Noir (garnacha) e inspiró su nombre de Marseillan, el poblado costero no distante de Montpellier en el sur francés donde se intentaron realizar las primeras pruebas de plantación en la bodega Domaine Vassal, que cuenta con un museo de viñas libres de filoxera. Fue una variedad creada específicamente para el Languedoc, aunque con el tiempo comenzó a expandirse por el mundo.

La mejora tradicional de las variedades mediante el cruce de variedades por entrecruzamientos dirigidos permiten transferir a las nuevas variedades las mejores cualidades de sus progenitoras y genes de resistencia deseados, y es una de las maneras empleadas para mejorar las variedades de uva. Los entrecruzamientos pueden darse de forma silvestre, en la naturaleza, o controladas, en laboratorio, y persiguen incorporar ventajas sobre las nuevas variedades. Esto se va logrando con pruebas en campo y el laboratorio.

Aunque muchos en el mundo del vino tienden a apostar cada vez más por una menor intervención en la elaboración, lo cierto es que a veces no debe de descartarse el intervenir “a corto plazo”, para poder hacerlo cada vez menos a medio o largo término. Es uno de los objetivos de la intervención genética de vid, concebida para aumentar la tolerancia a ciertas enfermedades con el fin ulterior de crear una agricultura sostenible eliminando tratamientos sanitarios a la vid y, subsecuentemente, costos y riesgos para la salud.

Paul Truel, respetado ampelógrafo francés, fue el padre de la Marselan, que creó en el Instituto Nacional de Investigación Agrícola de Francia buscando una nueva variedad resistente al calor y a las enfermedades, con bayas grandes y una fruta de mejor calidad a la que ofrecían las variedades existentes en aquella época cuando los viticultores del Languedoc, una tierra fértil y cálida, ponían su foco en los grandes rendimientos, más que en la calidad de la producción de uvas. El  gobierno francés, que subsidiaba muchas de aquellas producciones de mediocre calidad que terminaban como un vino de mesa sin interés para el mercado, apoyaba la línea de investigación iniciada por Truel, ya que proporcionaba una alternativa a una práctica poco rentable que deseaban revertir.

¿Por qué la suma de esas dos variedades? Se dice que la Marselan combina la finura y calidad de la Cabernet Sauvignon con la resistencia al calor y altos rendimientos de la garnacha.

Su resistencia a los hongos y otras enfermedades de la viña, unida a una lenta maduración que la hacía especialmente interesante para el clima cálido fueron aspectos positivos de la Marselan. 

Pero la pequeña dimensión de sus bayas llevó a detener los proyectos de investigación, que solo se retomaron a mediados de la década de 1980 cuando el mundo volvió a prestar atención a la variedad por su natural resistencia a las enfermedades y por una fruta que consistentemente era de alta calidad.

En la década de los noventa, no obstante, se empezó a prestar mayor atención a la calidad de las uvas y suresistencia a las enfermedades de la vid, lo que hizo que la Marselan cobrara nuevos bríos y el gobierno francés la autorizara como variedad comercial en 1990. Pero su plantación fue lenta y solo fue en 2003 que aparecieron los primeros vinos de Marselan.

La Marselan tiene racimos grandes, bayas de hollejos gruesos que contribuyen a vinos de intenso color, y produce vinos muy afrutados y aromáticos, con taninos suaves y con sugerencias de que pudiera tener un potencial de guarda. Además de vinos tintos, de Marselan se elaboran vinos rosados.

El Languedoc del Sur de Francia es el epicentro de los cultivos de la Marselan, una variedad que allí puede elaborarse como vino monovarietal, pero cuyo cultivo también está permitido en la apelación Côtes du Rhône como variedad de ensamblaje, en un porcentaje que no supere el 10% del total. Hay también plantaciones en la Provenza y en la antigua Gascuña, entre Aquitania y los Pirineos, sin contar con las futuras plantaciones que pueda haber en Burdeos.

Sus cualidades de calidad y resistencia han contribuido a que en Burdeos  ---y en concreto estas dos apelaciones que componen el 55% del viñedo bordelés---  se le haya visto con una nueva mirada y admitido como una nueva variedad con aptitud para adecuarse a los rigores que el calentamiento global empieza a mostrar el mundo del vino bordelés y que afectan especialmente a la Merlot, una variedad bastante susceptible a las altas temperaturas.

Fuera de Francia, y debido en gran medida a las estrictas leyes francesas de producción, la Marselan se ha esparcido por Argentina (Mendoza), España (Cataluña), Brasil, Montenegro, Rumanía, Israel, Uruguay y Estados Unidos, donde en 2007 se aprobó su uso como monovarietal y hay plantaciones en los estados de California y Arizona.

Uruguay es uno de los países productores donde la Marselan tiene presencia hace unas dos décadas y ha estado viviendo un boom en el último lustro por la rentabilidad de sus rendimientos y su buena resistencia a las enfermedades, lo que aporta cierta seguridad a los productores. En 2018, las 2,500 toneladas cultivadas de Marselan en Uruguay la convirtieron en fue séptima variedad de mayor producción por peso en el país.

Pero si bien actualmente Francia concentra el 45% de la producción de vinos de Marselan en el mundo, es realmente en China, a donde llegó en 2001 y donde junto con Merlot y Cabernet Sauvignon se plantó como parte de un proyecto chino-francés desarrollado para estimular el interés en la vitivinicultura francesa, que la Marselan aparente tener mayor potencial llegando incluso a sugerirse que podría convertirse en la cepa bandera del país como lo es en la Argentina, la Malbec.

La primera parcela plantada con Marsenal tenía apenas 2.75 hectáreas y la de 2003 fue la primera añada en que se elaboró vino con esa variedad. A partir de 2004-05 su presencia comenzó a expandirse por todo el país, donde en 2017 había plantadas unas 267 hectáreas que, si bien son aún pocas, ganan lustre con los premios que los vinos chinos de Marselan han recibido en concursos internacionales. De hecho, es una de las variedades que ha plantado Château Lafite Rothschild en su proyecto de viñedo en China.

Al ser la Marselan una variedad con tan solo poco más de medio siglo de haber sido creada, y mucho menor tiempo cultivada de manera comercial, queda aún por recorrer camino para conocer su evolución, su mejor manejo y los terrenos más adecuados para extraerle sus mayores posibilidades. Es un recorrido que aparenta pudiera desarrollarse de manera acelerada y al que conviene estar atentos.

 

24 de julio de 2019. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

Un vistazo a la Marselan

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Fotos: Webs Bodegas (C)