viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

PASADAS EDICIONES

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

 

Se cumplen dos décadas desde que el importador Plaza Cellars instituyera como indispensable del vino su evento anual Fine Wine Celebration, un brillante que se ha mantenido reluciendo con esplendor en la escena vinícola del Caribe, así como en la preferencia de los consumidores y profesionales del vino de la región.

Interrumpido apenas por el huracán María en 2017, el Plaza Cellars Fine Wine Celebration es un libro de historia sobre el mundo del vino en Puerto Rico, que ha plasmado el relevo de varias generaciones de consumidores y retratado la evolución de sus preferencias, así como las tendencias y desarrollos del mercado de vino a nivel internacional, especialmente en lo que concierne a nuevas zonas de producción.

Por ello esta edición fue un espejo de esa transformación que puede resumirse en varias tendencias:

Apetito por novedades, tanto de nuevas variedades de uva, como de estilos, propuestas diversas de zonas conocidas y zonas productoras con menor presencia en el mercado, pero que empiezan a apreciarse. En este sentido, el evento fue un aliciente para los amantes de la diversidad, con abundancia de nuevas bodegas, de zonas como Uruguay o la argentina Cafayate, variedades como la Marselan o la Albarossa, así como vinos envejecidos en barricas de espíritus destilados, como el Robert Mondavi Cabernet Sauvignon pulido en barrica de Bourbon, nuevos vinos de las DDOO Toro y Ribera del Duero, zonas en efervescencia como Oregón o Washington State, o vinos de zonas emergentes en el mercado como los del Douro portugués.

Un mayor nivel de formación y conocimiento de los profesionales del vino y la restauración, quienes gracias a la educación  ---mucha a través de programas de los propios importadores---  hoy son capaces de añadir y perseguir diversidad en las propuestas que se plantean al consumidor.

Un mayor nivel de calidad entre los vinos de un rango de precios asequibles, algo que refrenda el hecho de que se han incrementado los volúmenes de vino importado aunque no de manera paralela al valor de esos vinos.

Una lealtad a zonas consolidadas en el mercado como Ribera del Duero/Castilla y León, California, Rioja o Champagne.

Renovado interés por aprender sobre vinos de denominaciones históricas, pero poco divulgadas, con son las de los vinos de Oporto y Jerez.

Pasión por la coctelería.

Más de 300 etiquetas de vinos, licores e infusiones del mundo se dieron cita en Fine Wine Celebration para verter sus sorbos a cientos de enófilos y profesionales del vino. Aquí algunas de las que Viajes & Vinos abordó con mayor pertinencia para los lectores de DiVINIdades.

 

Dos nuevas llegadas del Hemisferio Sur vinieron por vía de Uruguay y la provincia argentina de Salta, provincia donde está Cafayate, cuna de los vinos de El Esteco. De esta bodega se destacó su Fincas Notables Cuartel 9 2015, un vino de una viña más pequeña que una parcela que alberga malbec cultivado a 1,700 metros de altitud. Fue un vino más concentrado, con buena estructura, abundante fruta, taninos firmes y especiado final que se prolonga en boca.

Pero sin duda una de las incorporaciones con mayor impacto ha sido la de la célebre uruguaya Bodega Garzón, que desplegó toda su artillería vínica en blanco y tinto, comenzando con su albariño y terminando por vinos de parcela. Entre el repertorio se destacaron el Cabernet Franc 2017, que pasa 12 meses en barrica y arrastró notas de fruta y pimienta en un vino redondo y elegante, y el Tannat Single Vineyard 2017, un vino de más enjundia, con mayor tanicidad, fruta, pero elegante.

Si estos orígenes se estrenan, otros que ya habían estado regresan, como los estructurados vinos tintos del Douro del proyecto Prats + Symington, que presentaron su Post Scriptum de Chryseia, cuya añada 2017 aún tiene que pulirse en boca, pero anticipa en nariz su exuberante fruta oscura, aromas minerales a grafito, abundante esteva y notas especiadas.

El mercado está ávido de buenas compras y probablemente España es donde hallar algunas de las mejores propuestas en este rango. Para consumir todos los días dos buenas opciones fueron Lacrimus 5, un Rioja de Grupo Rodríguez Sanzo, un 100% tempranillo de la añada 2018 que pasó apenas cinco meses en barrica, lo que preservó su fruta, abundante, con buena estructura, salinidad, frescura y persistencia, y Príncipe de Viana Tempranillo 2017, con apenas un par de meses de contacto con el roble, lo que le hace un vino fácil, afrutado, de cuerpo bastante ligero, y pulido, invitando al siguiente trago.

En esta misma línea otras dos etiquetas, de mayor enjundia, pero también buenas compras, Clunia, un tempranillo de altura amparado en los VT Castilla y León, muy fresco y afrutado en su añada 2014, y Pago Florentino 2015, un tinto 100% tempranillo de bodegas Arzuaga Navarro con DO de pago propia, que cautivó con sus aromas a fruta madura, café en polvo, tonos tostados y regaliz, pero más aún por su buena estructura y redondez.

California es un indispensable que en la última década ha adquirido mucha garra en el mercado, de ahí que siempre sean bienvenidas nuevas etiquetas de ese estado. Cabernet Sauvignon y Pinot Noir protagonizaron dos buenas nuevas propuestas. La primera Le Pich 2015, un Cabernet Sauvignon de Napa Valley, potente, con mucha fruta, sensaciones especiadas y matices tostados, y Kanzler 2017, un Pinot Noir de Russian River Valley, con uvas cultivadas en lo que antes fue una pomarada y que se destacó por sus matices frutales a cereza, tostados, golosidad en boca, buen volumen, estructura y persistencia.

Siguiendo la línea de nuevas propuestas de zonas conocidas, la comunidad española de Castilla y León aportó dos nuevas bodegas en clave de tempranillo, Monteabellón, de la DO Ribera del Duero, y Dominio del Bendito, una pasada protagonista de DiVINIdades.

Monteabellón Finca Matambres 2015 sigue la línea de fincas de altura, para ganar frescura, expresando aromas a cereza y frutas rojas, tostados o café en un vino fresco, con taninos aún firmes, pero anunciando elegancia y potencial de guarda. Por su parte, Dominio del Bendito mantuvo porte en su conjunto,  destacándose las etiquetas El Primer Paso 2018, un tinto más bien joven pero bien pulido, muy goloso, balsámico, con una pizca de notas tostadas, y moderada acidez, y su vino top, Titán del Bendito 2016, uno de los grandes vinos de guarda de Toro, que en esta ocasión fue un repertorio de grosellas y frutas de baya en nariz, tonos balsámicos, a té negro y un especiado final en boca, persistente, pero pulido.

Washington State también ha ido consolidando su presencia en el mercado, de ahí que no extrañaran las propuestas de Abeja, situada en Columbia Valley, en especial su Abeja Merlot de la añada 2015, un tinto super premium tan afrutado y estructurado como pulido.

Novedades también entre los franceses, como el nuevo Sancerre blanco Sauvage 2016, de Pascal Jolivet, un Sauvignon Blanc con trabajo en lías, exuberante en nariz y gran volumen en boca que se compensó com su buena acidez.

A la onda rosa que se mantiene imparable se adhirió Banfi con su Costè 2017, un rosado toscano elaborado con vermentino y sangiovese que se reveló como un rosado de más cuerpo, salino, afrutado y fresco. Otros rosados destacados fueron la gama rosé de la provenzal Château des Esclans, con su top Garrus y otras etiquetas como Whispering Angel, otros vinos rosados provenzales y el navarro Príncipe de Viana Rosé 2018, un vino del grupo español homónimo que se ha vuelto un favorito del mercado por sus aromas afrutados, florales y matices minerales.

No cabe duda que la Cabernet Franc gana cada vez más adeptos y además de la etiqueta de Garzón estuvo presente en Aska, un toscano que ensambla a medias esta variedad con la Cabernet Sauvignon,

Italiano fue uno de los vinos que consideramos más destacados del evento, LaLus 2015, un tinto piamontés elaborado con la variedad Albarossa, un cruce entre Barbera y Nebbiolo que envejece en barricas de roble francés con un secado prolongado. Este tinto anticipó su untuosidad desde la nariz donde dejó explosivos aromas frutales a bayas maduras, fresa, naranja que se sostiene en el tiempo y que se sazona con notas a vainilla y toffee antecendiendo a una boca con buen volumen y textura untuosa.

Los vinos fortificados de Oporto y Jerez van ganando cada vez más atención en un mercado que se les ha rehuido un poco y prueba de ello fue la presencia de dos grandes casas en ambas categorías. Symington es un emblema de los vinos de Oporto, de los que presentó cuatro rótulos, de dos casas, Dow’s y Graham’s, cada una de las cuales estuvo representada por un Ruby y un Tawny. Los Ruby incluyeron al Graham’s Six Grape Reserve Ruby, una etiqueta de entrada destacada por su fruta, frescura y largo final, y al Dow’s Late Bottled Vintage 2011, con suculenta fruta oscura sazonada con marcadas especias y largura en boca. Por su parte tanto el Dow’s 10 Years Tawny, como el Graham’s 20 Years Tawny fueron vinos que mostraron la evolución de su envejecimiento en madera, con matices más evolucionados que discurrieron por pasas, higos, frutos secos o cáscara de naranja, en vinos de Oporto, frescos y de prolongado y aterciopelado final.

Bodegas Lustau permitió un recorrido por varios estilos de Jerez, de lo seco a lo dulce, con su Fino Jarana, su Amontillado Los Arcos, su bien equilibrado PX San Emilio con aromas a dátiles, higo y chocolate, y, por sobre éstos su East India Solera Cream, que una vez hecho el cabeceo con vino dulce se vuelve a colocar en la solera para homogeneizarse y regalar un electrificante y largo final con tonos de café. Lustau también dio a probar sus nuevos Vermuts a base de vino de Jerez, con un tinto elaborado a partir de amontillado que exudó su esencia jerezana y un hiperaromático blanco, con una base vínica que ensambla Jerez fino y vino moscatel que entró cítrico, se cerró amargo con recuerdos a toronja, y fue untuoso, envolviendo todo el paladar.

Algunas bodegas consolidadas presentaron nuevas etiquetas de nuevas zonas vitivinícolas en las que han incursionado, como el caso de Pazo Pondal, Albariños de Rías Baixas a los que se adhirió una nueva referencia de Godello de la DO Bierzo, o Marqués de Cáceres que dio a probar La Capilla, un Crianza de la añada 2015 del nuevo proyecto del grupo en la DO Ribera del Duero probablemente fue uno de los vinos más sobresalientes del evento, proyectándose como un vino super balanceado y redondo, con buena fruta, notas especiadas y matices de su crianza en madera.

Entre las referencias a destacar en la categoría super premium se presentaron de varias regiones y países. Entre esta categoría la Toscana siempre es un referente de vinos super premium como Poggio alle Mura 2014, un Brunello di Montalcino de la casa Banfi, vino de guarda, elegantísimo, fresco y de largo final, a pesar de proceder de una añada difícil. Se destacaron también los vinos de Abeja en Washington State, el Gaudium 2014, gran Rioja de Marqués de Cáceres, los también riojanos de Bodegas Roda o los castellano leoneses Titán del Bendito, de Toro, o el Arzuaga Gran Reserva 2009 de la Ribera del Duero. Otro super premium destacado fue el Pulenta Gran Corte VII 2015, un tinto de Pulenta Estate en Mendoza, que ensambla Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Tannat y Petit Verdot.

 

6 de noviembre de 2019. Todos los derechos reservados ©

 

Más sobre Plaza Cellars Fine Wine Celebration 2018

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos décadas de Plaza Cellars Fine Wine Celebration

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Foto: Viajes & Vinos (C)