viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

PASADAS EDICIONES

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Cuatro minutos tarda una botella que entra vacía a la línea en estar debidamente empacada para salir al mundo gracias a una línea de producción continua con maquinaria que interconecta todas las etapas del proceso de manera ininterrumpida y con trazabilidad.

La primera fase es la entrada de las botellas vacías. La segunda su lavado. En tercer lugar se rellenan de ron. La cuarta etapa es taparlas con cápsula de estaño. La quinta su etiquetado, una fase en que cada botella y etiqueta se retratan de manera individual para permitirles continuar la ruta si están en perfectas condiciones, o retirarlas si no lo están. En el sexto punto unos chupones succionan las botellas para introducirlas en las cajas, completando luego el cierre de éstas y su acomodo y envoltura en palets para su manejo. Es lo que sucede en un lapso de cuatro minutos y lo que ha permitido incrementar la producción de botellas de 110 a 200 botellas por minuto.

Pero a esta maquinaria que ha costado unos cuatro millones de dólares hay que añadirle un valor adicional y es la flexibilidad que representa su rápida adaptabilidad a diversos formatos y tamaño de botellas, lo que permite a realizar varios tipos de embotellado en un mismo día.

Anteriormente un edificio donde se almacenaban barriles de añejamiento, el área se transformó a raíz del huracán María, cuando la Destilería tuvo que trasladar ahí su área de embotellado para proseguir su producción tras el nefasto ciclón. Rehacer un área para montar la nueva maquinaria iba a requerir interrumpir por varios meses la producción de ron, con lo cual la empresa determinó establecer de forma permanente la nueva línea de producción en esa ubicación inicialmente accidental.

La inversión en esta nueva línea de embotellado y una importante expansión en la capacidad de destilación de Serrallés se cifra en más de 22 millones de dólares, lo que ha permitido que la empresa haya logrado incrementar su participación y presencia en mercados internacionales, especialmente de Europa y Asia, donde los rones de Don Q y Serrallés actualmente tienen presencia en Austria, Grecia, Croacia, Portugal, Rusia, Irlanda, Bulgaria, Singapur, España, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y Holanda, además de, por supuesto, en países americanos como Canadá, Estados Unidos o Panamá.

El ron de Puerto Rico requiere de un añejamiento mínimo de un año en barricas que anteriormente se emplearon para bourbon. El bourbon siempre se añeja en roble nuevo, con lo cual cede sus barricas para otros espíritus destilados como el ron, que, en el caso de Serrallés, llega a emplearlas por hasta dos décadas, un mantenimiento que se sostiene con una tonelería propia.

En el 2018 la empresa se convirtió en el principal exportador de ron a granel al mercado de Estados Unidos. Tras dejar de elaborar el ron Captain Morgan en el 2012, la empresa ha recuperado los volúmenes de 11 millones de galones prueba en ron a granel y proyecta producir sobre 17 millones para el 2019. Las inversiones realizadas en infraestructura permitirían a Serrallés continuar ampliando la producción de ron a granel hasta 22 millones de galones. Una producción que se complementa con un incremento de consumo en los rones premium embotellados que elabora la empresa y cuyos recaudos y devoluciones en arbitrios al ron hacen que Serrallés aporte al fisco puertorriqueño una millonaria cifra de dólares.

Según Silvia Santiago, el correcto manejo de las mieles de caña es clave en la creación de un buen ron. Las mieles escogidas deben de tener un buen contenido de azúcar, estar limpias de sales minerales y ceniza. Serrallés pretrata las suyas a la usanza de la pasteurización y desde 1934 emplean la misma levadura, autóctona de caña de Puerto Rico, al igual que mantienen una solera de ron desde hace medio siglo.

Para comprender lo que hace especiales a esos rones premium, como parte de la presentación de sus nuevas facilidades de embotellado, Serrallés, Silvia Santiago, Vicepresidenta de Manufactura y Jaiker Soto, maestro mezclador, condujeron un ejercicio de ensamblaje de rones añejos, que permitió no solo repasar la historia y filosofía de trabajo de la empresa repartida en una catedral de pipas y barricas de ron, sino también conocer los secretos de la mezcla de rones ensamblando muestras de rones de 1.5, 4, 6 y hasta 50 años de añejamiento, además de probar en primicia un ron de 2001 extraído expresamente de su barrica para la degustación, en que se mostro punzante, intenso, super especiado, pero fino, con tonos de toffee, crème brûlée, torrefactos a chocolate y nuez.

En 2017 y 2018 varias de las etiquetas de Destilería Serrallés recibieron numerosos premios internacionales y la empresa uno por sus prácticas e sostenibilidad ambiental.

 

16 de febrero de 2019. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Vinos y Bebidas.

Suscribir a Divinidades

 

 

 

 

 

 

 

Esto es una de las maneras en que Serrallés ha ido llevando el espíritu del ron Don Q al mundo a lo largo de seis generaciones y 154 años de historia desde que se fundara en la ciudad de Ponce, en el sur de Puerto Rico en 1865.

Pero a la dimensión creativa del desarrollo de nuevos productos hay que aunarle la capacidad de innovar a nivel operacional, para lo que recientemente la Destilería ha estrenado una línea de embotellado puntera y hecha a la medida para la empresa por diseñadores industriales en Italia y que hace a la producción más eficiente y competitiva.

 

Todas esas sensaciones se adhieren al Don Q Double Aged Vermouth Cask Finish, que se añejó entre 5 a 8 años en barricas usadas de roble blanco y luego se pasó a las barricas que contuvieron el vermut, reposando en ellas unos dos meses. Así surgió un nuevo ron con tonos florales y delicados a fino caramelo, pero también finos recuerdos especiados a pimienta negra y canela que terminaron en un final especiado y un prolongado y fino retrogusto.

Esta nueva creación responde a la cada vez mayor sofisticación del mercado de espíritus premium, como el whisky escocés, algo que ha llevado a Destilería Serrallés a desarrollar exitosamente rones de selección especial para competir en el renglón.

Actualmente Serrallés trabaja en otros tres rones prospecto con doble envejecimiento, uno en barricas de vino de Jerez, otro de coñac y otro de vino de Oporto.

 

Para entender el tránsito de uno a otro se cata primero el vermut, uno a partir de vino elaborado con uva trebbiano en el que se maceraron unos 40 botánicos como vainilla y cardamomo, un 70% de ellos de origen asiático, con predominancia de lo japonés, y tres tipos de ajenjo italiano. Un vermut delicado, complejo y sedoso, que se envejeció durante un año en barrica de roble, adquiriendo una personalidad muy singular y distinta, que resalta una boca con recuerdos cítricos, balsámicos y una sensación de gran pureza de hierbas como la menta o la albahaca envueltas con un sutil tono a caramelo, que terminan en un fin más seco, amargo, un punto ahumado de turba y con buena acidez.

 

Se tarda apenas 4 minutos desde que una botella vacía entra a la línea de envasado y está lista para enviarse a cualquier parte del mundo y se tarda apenas unas copas en un bar de Londres para imaginar un producto innovador y original como un ron envejecido con vestigios de vermut como el que Destilería Serrallés acaba de estrenar.

Es el Don Q Double Aged Vermouth Cask Finish, el primer ron de la historia en haberse envejecido en barricas que antes contuvieron vermut. Y en el caso del proyecto concebido por Roberto Serrallés, vicepresidente de Desarrollo de Negocios y miembro de la 6ta generación de la familia fundadora, y el reconocido mixólogo italiano Giancarlo Mancino, doblementemente innovador por ser su vermut Mancino Rosso Amaranto Barricato el primer vermut italiano en haber tenido contacto con el roble en su elaboración. Un añejamiento por duplicado con 80 grados prueba y que busca un equilibrio entre los tonos botánicos del vermut y los de crianza del ron.

Las nuevas de Serrallés y Ron Don Q

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Foto: Viajes & Vinos y Suministradas (C)