viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

La mejor esencia vínica de Portugal

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Este pasado febrero, Oporto, segunda ciudad de un cada vez más pujante Portugal, se convirtió en el destino del vino sin discusión, cuando más de 20 mil personas, 35% de ellas extranjeras, se dieron cita a lo largo de cuatro jornadas en el icónico Palacio de la Bolsa para participar en la 15ma edición de Essência do Vinho Porto, el mayor evento de vinos del país luso, el gran escaparate del vino en Portugal, que retrata con nitidez el buen momento que vive el vino en este país. 

Esparciéndose con celeridad a través de todo el mundo y cautivando a los paladares más disímiles, los vinos de Portugal tienen su cimiento más firme en casa. Son profetas en su tierra y su palabra en copa deleita, especialmente, a las nuevas generaciones de consumidores, tan tentadoras para el sector. ¿Qué hace Portugal mejor que otros para que esto sea así? Sin duda alguna comunicar y educar, contribuyendo de este modo al aprecio que propicia el consumo. Y como en Portugal se comunica bien y por muchos canales, el resultado está a la vista.  

Por ello los vinos portugueses están como su país, en boga, con Essência y su Revista de Vinhos como una de las locomotoras del sector. El culmen de su trabajo se plasma en la codiciada selección de la mejor decena de vinos del país, un ejercicio de cata a ciegas que Viajes & Vinos fue invitado, este 2018, a realizar por cuarta vez. 

Nada como el majestuoso e histórico escenario del Salón Árabe del Palacio de la Bolsa, donde se firmó el tratado con que se concretizó la Unión Europea, para analizar lo mejor de lo mejor. Entre copas no caben mediocridades pues para este escogido de élite se seleccionaron 60 vinos blancos, tintos y fortificados que, a lo largo de todo un año, se situaron en el pináculo del vino portugués en el conjunto de puntuaciones sobresalientes que la Revista de Vinhos otorga en sus evaluaciones mensuales a los vinos del país.

Cada catador en su mesa de trabajo a lo largo de varias horas probó y reflexionó pasando revista a ciegas por las decenas de copas finalistas, puntuando de 1 al 20 varios elementos como apariencia, aroma y gusto. Un ejercicio muy individual, ágil, en silencio y con gran concentración, en el que trasfondos, experiencias y paladares diversos definieron las valoraciones de cada catador, para llegar entre todos a un consenso sobre un conjunto excepcional de vinos. Una cata que partió de una criba, en la que ya se había preseleccionado los mejores (17 puntos o más) y se buscaban los verdaderamente sobresalientes de ese conjunto. 

Doce blancos, treinta y siete tintos y once fortificados sumaron los sesenta vinos en competencia que, como conjunto, revelaron una gran consistencia en su altísimo nivel, especialmente entre las etiquetas tintas: entre nuestras puntuaciones sólo tres tintos del grupo quedaron por debajo de los 17.5 puntos; 56.7% del total (21 etiquetas) superó los 18; y 3 vinos alcanzaron los 19. Esto, en tintos, pues el conjunto de fortificados superó en todas las botellas los 18.5 puntos. Una calidad tan extraordinaria que hubo que irse en algunos casos a minúsculas décimas de punto para poder marcar diferencias entre lo mejor de lo mejor.

Otro trazo importante del conjunto es que, si bien en anteriores ediciones los vinos finalistas se concentraban en pocas zonas productoras del país, la edición 2018 del Top 10 Wines redactó un nuevo mapa de calidad, con etiquetas de procedencias mucho más distribuidas a lo ancho y largo de Portugal, abrazando lo mismo el Douro que el Alentejo, el Dão que Bairrada, las Azores que Madeira, Beira Interior que Vinhos Verdes, Setúbal, Lisboa o Tejo. En el caso de los vinos blancos y tintos, un ascenso muy interesante de zonas de centro, más próximas a Lisboa, zonas emergentes a cuyo desarrollo hay que estar muy atento.   

Entre ese conjunto sobresaliente dominaron los vinos protagonizados por castas autóctonas portuguesas, siendo conscientes de que en algunas zonas productoras se ha apostado también por variedades internacionales de uva, con el fin de aproximar la producción a vinos de corte más internacional y concebidos para la exportación. Los hubo de todo precio, desde menos de 20 euros hasta botellas de vinos fortificados que se venden por 1,500 euros. Las sesenta botellas se concentraron en las añadas 2013, 2014 y 2015, en el caso de los tintos que fue el subgrupo más grande, aunque hubo también algunas de añadas anteriores y una etiqueta con misterio de tiempo, un vino de mesa, que resultó el gran ganador. 

Porque si por algo fue rompedora esta selección en la que se alzaron con las preseas vinos con elaboraciones muy singulares, fue precisamente porque el vino que se colocó en el cénit de los mejores fue un vino de mesa, sin indicación de añada, un delicioso misterio que deja meridianamente claro que la calidad es, más que todo, un compromiso contraído y autoregulado por el elaborador y que la excelencia en vinos no se circunscribe al paraguas de las denominaciones de origen.

Ese vino fascinante fue Triumvirato Nr. 4, coincidentemente el vino mejor puntuado por Divinidades de Viajes & Vinos, un tinto de verdadero ensamblaje elaborado por Vinhos Messias, una casa familiar creada en 1926 con el nombre de su fundador, Messias Baptista, y que hoy tiene presencia en varias denominaciones de origen portuguesas, con una extensa cartera que abarca vinos tranquilos, fortificados, espumantes naturales y aguardientes. 

Precisamente esa dimensión inter-regional es la que forjó esta etiqueta, que ensambla uvas seleccionadas a partir de las mejores parcelas de las quintas familiares ubicadas en el Douro, Dão y Bairrada. De las tres zonas toma Touriga Nacional, a la que suma Syrah de Bairrada. Juega también con suelos de xisto, y arcilloso calcáreos. La vendimia se realiza de manera manual, con selección de racimos y una fermentación con levaduras autóctonas realizada en pequeños lagares, sin control de temperatura. Completada la fermentación el vino permanece 24 meses en barricas de roble francés nuevo antes de un prolongado reposo en botella. Este vino, en concreto, se embotelló en marzo de 2012 con lo que queda en evidencia el tiempo en que se ha ido puliendo, y lo favorable que le ha sido ese diálogo consigo mismo por más de un lustro. 

João Soares, enólogo de Vinhos Messias, creó este tinto de guarda tan concentrado, como opulento y elegante. Su perfil aromático fue intenso y complejo, donde convivieron las frutas negras con una revelación mineral a grafito y ahumados, recuerdos térreos a abundante trufa, y tonos de crianza tostados, torrefactos y a tabaco. Un vino salino, equilibrado, con volumen y acidez fantástica, envolvente, pulido, muy gastronómico y con un final especiado y persistente. Su costo, 36,50 euros la botella. 

Contraparte blanco ganador, Mirabilis Grande Reserva 2015, un blanco Douro DOC elaborado por Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo, que revalida en su distinción de calidad, ya que en 2016 también se alzó con la victoria blanca en este Top 10 Wines.  

Se trata de una etiqueta que se estrenó con la cosecha 2011 y que ensambla un cóctel de viosinho y gouveio (godello), variedades procedentes de viñas muy viejas, con unos 80 años de edad. La uvas se seleccionan manualmente al entrar a la bodega, prensando las bayas enteras y separando el mosto en función de su pH. Tras fermentar a baja temperatura en barricas de roble francés y húngaro de 300 litros, 65% de las cuales son madera nueva, permanece 10 meses en contacto con sus lías en esas mismas barricas donde se realiza bâtonnage cada 20 días. En su nariz dominaron las flores blancas y los recuerdos a talco y tostados finos, sazonados por vainillas y especias como la pimienta blanca. En boca tuvo un buen volumen y buena acidez, un equilibrio que confirió finura a este vino de guarda, con final de boca muy persistente. Su precio de venta al público también es de 35 euros. 

El ambicionado triunvirato de premios lo completó Barbeito Bastardo Avô Mário 50 Anos, un vino de Madeira que pretende honrar a Mário Barbeito, fundador de la bodega en 1946, y que además se elabora con una variedad autorizada, pero muy poco empleada en Madeira, la bastardo, conocida también como trousseau o merenzao. Barbeito nació y murió en Funchal, y, además de gran enófilo, era un ávido lector cuya biblioteca personal con más de 25 mil volúmenes se perdió con unas inundaciones acaecidas en 2010, siendo esto lo que motivó a su nieto a crear este vino en su honor. Este vino de Madeira funde vinos concebidos por el nieto con algunos de los vinos más viejos dejados por el abuelo. Apenas 550 botellas se envasaron de este ensamblaje inter-generacional de vinos creado por Ricardo Diogo Freitas y que fue complejo, muy equilibrado y salino, con un punto dulce y amoscatelado, recuerdos a naranja amarga, almendras, pastelería y especias, y un final largo, profundo y fino. Costo por botella: 540 euros. 

Además de estos tres, el palmarès de los Top 10 Wines Portugal incluyó, en segundo lugar de los blancos a Procura 2015, un blanco alentejano elaborado por la enóloga española afincada en Portugal Susana Esteban, y a Bacalhôa Superior 30 Anos 1985, un moscatel de Setúbal como segundo mejor vino fortificado. El podio tinto se completó con (2do) Rui Reboredo Madeira 2015 (Beira Interior), (3ro) Quinta Vale D. Maria 2015 (Douro), (4to) Cortes de Cima Reserva 2012 (Alentejo), (5to) Sidónio de Sousa Garrafeira 2011 (Bairrada), y (6to) Quinta da Fata Touriga Nacional Grande Reserva 2014 (Dão). Al final de esta nota incluimos un breve resumen de los vinos que mejor puntuamos en este ejercicio.

Entre los blancos destacamos además:

Herdade do Portocarro Partage Bual Pé Franco 2015 (Península de Setúbal)

Notas florales, melosas y salinas destacan en este vino elaborado con la variedad bual (boal en Madeira), una casta blanca también conocida como malvasía fina en el Dão y el Douro, donde fue plantada por siglos. Un vino muy delicado, con buen equilibrio entre un punto dulce y su mineralidad, creación del enólogo Paulo Laureano y de José Mota Capitão, quien al lanzarse como productor se afirmó como uno de los más sorprendentes protagonistas del vino portugués, elaborando vinos eruditos, nada obvios, rescatando variedades menos evidentes.

Ninfa da Teresa 2014, João M. Barbosa (DOC Tejo)

Un blanco del Tejo que fue algo meloso y marcadamente floral, con notas que recordaron las mimosas y que en boca fue muy salino, penetrante y elegante.

Soalheiro Primeiras Vinhas 2016 (Vinhos Verdes)

Sin duda uno de los blancos de referencia de Portugal y un pasado protagonista de Divinidades, donde recorrimos precisamente esas primeras viñas donde nace este alvarinho portugués. Un vino que grita su identidad varietal, pero con la delicadeza de su toque de madera expresado con unos puntos amantequillados. Muchas notas minerales conviven con la fruta en un vino con evidente acidez y un pase por boca muy salino. Luis Cerdeira es el enólogo. 

En tintos destacamos, además, los vinos que puntuamos con más de 18.5 puntos:

Abandonado 2013, Domingos Alves de Sousa (Douro DOC)

Tinta amarela, touriga franca y touriga nacional, todas conviviendo en un viñedo de 80 años son la génesis de este vino sobresaliente. Complejo y fino, en nariz destacó su fruta oscura, así como sus matices a grafito y brea, flores, café americano, especias e incluso un punto de pimiento verde. En boca se reveló como un vino más redondo y evolucionado, con taninos domados, frescura y una gran finura en boca. El vino envejeció 18 meses en barricas nuevas de roble francés y 12 en botella. Costo aproximado: 90 Euros.

Cabriolet 2015, Susana Esteban (Alentejo DOC)

Un touriga nacional 100% que dio pie a una etiqueta destinada a monovarietales, en las añadas en que su calidad sobresalga. Fue el caso de éste, ultra floral, con profusión de aromas a violeta, y recuerdos minerales a grafito y especias, con buen volumen en boca por donde se deslizó con sedosidad y elegancia. Costo: 24 Euros.

Casa de Santar Nobre 2013, Global Wines (Dão DOC)

Casa de Santar Nobre es uno de los vinos top de Global Wines, anteriormente conocida como Dão Sul, que en los últimos años ha tenido un gran salto cualitativo de la mano de su enólogo Oswaldo Amado. De color más denso, en este tinto que ensambla touriga nacional, alfrocheiro, jaén (mencía) y aragonês prevaleció su abundante fruta madura con recuerdos a mermelada, puntos torrefactos y una boca especiada, fresca y fina. Costo: 60 euros.

Claudia’s Reserva 2015, Vinoquel-Vinhos Oscar Quevedo (Douro DOC)

Touriga Franca (42%), Tinta Roriz (29%) Touriga Nacional (29%) protagonizan este tinto que tuvo una buena estructura y frescor. Abundaron las frutas oscuras, las notas florales, los tostados y torrefactos, con puntos de hojarasca y tabaco.

Cortes da Cima Reserva 2012, Cortes de Cima (Alentejo DOC)

Tinto que se elabora únicamente en años puntuales y que destacó por su fruta madura y mayor complejidad y estructura con recuerdos en nariz a tabaco, toffee y chocolate, taninos dulces y una boca fina. El vino envejece 14 meses en barricas de roble francés. Cortes da Cima es una bodega que realiza un trabajo consistente y que fuera de los Top 10 también presentó otros tintos interesantes como un vino elaborado en ánfora y su vino de syrah en homenaje a Hans Christian Andersen, puesto que el origen de los propietarios es danés, como este escritor.

Foz Torto Vinhas Velhas 2015, Foz do Torto (Douro DOC)

Un fondo floral de violeta envolvió matices a fruta roja y guinda en licor, silex y tostados en un vino con un punto dulzón en el paladar, que atravesó con sedosidad. Costo aproximado: 30 euros

Ícone 2014, Herdade do Peso-Sographe Vinhos (Alentejo DOC)

El vino top de Herdade do Peso que se elabora solo en años excepcionales. Un tinto intrigante, distinto e interesante, con mayor densidad de color y sensación de madurez. En nariz aparecieron notas florales a mimosa, especias, recuerdos aceitunados y balsámicos, afrutados a dulce de grosella y minerales a piedra. En boca fue fresco, elegante y goloso, conjugando estructura y un pase por boca aterciopelado. Costo: 85 euros.

Mirabilis Grande Reserva 2015, Quinta Nova de Nossa Senhora do Carmo (Douro DOC)

Uno de los grandes tintos del Douro, este vino procede de viñas viejas de tinta amarela de la zona de Cima Corgo, que luego de vinificarse reposan 18 meses en barricas nuevas de roble francés. Tras separar el vino de sus lías varias veces permanece meses en botella. Este Mirabilis fue un vino por crecer y con mucha sustancia, con fruta más madura, recuerdos a compota y balsámicos, y florales a delicadas rosas. En boca fue fresco, con volumen, persistencia y elegancia. Precio: 86 euros.

Poeira 44 Barricas 2014, Jorge M. Nobre Moreira (Douro DOC)

Este tinto es la personal interpretación del Douro de Jorge Moreira, enólogo reconocido por su trabajo anterior en grandes empresas vinícolas de Portugal. Un vino complejo, fino y maduro, donde la suma de componentes estuvo bien integrada y equilibrada. En él prevaleció la fruta oscura, los matices florales y minerales, tostados y torrefactos, con notas de tabaco y especias e incluso tufos de reducción y sugerencias de cuero. Un vino opulento y de final persistente. Costo: 30 euros.

Quinta da Romaneira Reserva 2015, Soc. Agr. Romaneira (Douro DOC)

La touriga nacional domina en este ensamblaje super elegante, donde aparecieron aromas a fruta más madura, reminiscencias a tiza, y una boca con mucha sustancia y golosidad, que aún tiene mucho por evolucionar. El vino pasa 14 meses en barrica. Costo: 40 euros.

Quinta Vale D. Maria 2015, Van Zellers (Douro DOC)

Este tinto es un verdadero cóctel de cepas autóctonas procedentes de viñas con unas seis décadas. Estructura, jugosidad, recuerdos minerales a pizarra, algún tufo de reducción, taninos firmes y un conjunto fino avalan este vino que tiene aún por evolucionar. Costo: 45 euros.

Uniqo Grande Reserva 2013, Quinta da Cova da Barca (Douro DOC)

Un vino con matices minerales y florales que recuerdan la violeta, conviviendo con tonos torrefactos y tostados en nariz. En boca tuvo taninos firmes y un pase por boca elegante y fino, con potencial de desarrollo con el tiempo. Costo: 30 euros.

 

En fortificados destacamos, además, los vinos que puntuamos con más de 19 puntos:

Blandy’s Vintage Bual 1957, Madeira Wine Company (Vino de Madeira)

Este Blandy’s fue un vino erudito donde dominaron en nariz los tonos a cítricos y almendras, en un bouquet complejo, con un delicioso punto de oxidación que aportó complejidad a un vino envolvente en boca, con una pizca de dulzor, finísimo y eterno de placer.

Cockburn’s Bicentenário Porto Vintage 2015, Symington Family Estates (Vino de Oporto)

Predomina la touriga franca en este ensamblaje que tiene también touriga nacional y un poco de sousón y alicante bouschet (garnacha tintorera) y que tuvo un bouquet con recuerdos a violeta, aceitunas, algunas especias, tonos minerales a tierra, y mucha fruta en boca donde aparecieron notas tostadas en un vino que fue fresco, con un punto de dulzor en equilibrio, y muy elegante.

Dalva Porto Vintage 2015, C. da Silva (Vino de Oporto)

Hipnotizó el bouquet de este vino repleto de flores, dátiles, pasas y frescura. En boca tuvo jugosa fruta oscura, con taninos firmes, y un gran potencial de guarda.

Gran Cruz Very Old Port Anniversary Edition 130, Gran Cruz (Vino de Oporto)

Este Oporto conmemorativo se forjó con un ensamblaje de dos vinos con uvas prefiloxéricas. Mucha estructura y frescor en un vino complejo y equilibrado, con puntos de dulzor. Naranja, pasas sultanas, avellanas, almendras y especias fueron aromas de este vino con vocación de porvenir, muy fino, especiado en boca y con un final seco.

 

Además de esa cata cimera, restringida a los profesionales del jurado, el programa de Essência do Vinho Porto contó con estrenos de vinos y presentación de etiquetas consolidadas, a través de su salón principal de degustación esparcido por dos niveles del Palacio de la Bolsa, así como con un programa de catas comentadas que incluyó ejercicios de maridaje encabezados por cocineros con estrella Michelin, la aperturas de botellas de vinos portugueses raros, incluyendo vino fortificados de Oporto del siglo XIX, así como de exclusivos vinos franceses, italianos, australianos, brasileños y hasta naranja, con la importante presencia de Josko Gravner, muchos de producción muy limitada.

 

Divinidades y Viajes & Vinos agradecen a la organización de Essência do Vinho la invitación a formar parte del grupo internacional de profesionales del vino invitados a este importante evento, con el privilegio y la responsabilidad de integrar el panel de cata que seleccionó los 10 mejores vinos de Portugal.

Más Essência: Sueños fortificados, Un transito por el Douro, La transversalidad de Niepoort, Goles fortificados: vino y futbol

10 de marzo de 2018. Todos los derechos reservados. © Más noticias de Vinos y Bebidas.

 

 

 

 

 

 

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Fotos: Essencia do Vinho y Viajes & Vinos (C)