viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

POLITICA DE PRIVACIDAD

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

El deseo de elaborar un gran vino blanco no es una tarea nueva en Vega Sicilia, que ya en 2004 anunció un proyecto para elaborar un blanco de corte borgoñón en Ribera del Duero, empleando variedades francesas de Ródano y Borgoña como la Marsanne, la Rousanne, la Viognier que tan bien se da en Castilla y León, y la Chardonnay. Un proyecto cuyos frutos no convencieron a la bodega, a pesar de haber concretado algunas vinificaciones experimentales. De ahí que el blanco de Vega Sicilia en Ribera del Duero se pusiera en pausa, aunque siempre quedara en el tintero, lo mismo que la posibilidad de elaborar ese blanco en Rioja, donde el grupo se estableció con el proyecto Macán. Han sido las Rías Baixas gallegas y su albariño las que finalmente han conquistado a Vega Sicilia.

 

Si los viñedos de este proyecto se esparcirán entre las subzonas de Condado de Tea y O Salnés, será en la primera, y concretamente en Crecente, donde se construirá la estructura de bodega, cuya arquitectura seguirá la línea de techo curveados que ya tienen Alión, Pintia y Macán, otras bodegas del grupo. La estructura de Deiva se integrará en el paisaje y contará con dos alturas.

De acuerdo a declaraciones de Julio García Luengo, alcalde de Crecente, a La Voz de Galicia, el establecimiento de Vega Sicilia en la comarca será un motor económico para la ésta y el medio rural gallego. El regidor indicó que a la llegada de Vega Sicilia a Rías Baixas la precedió años de trabajo, negociaciones y compra de terrenos con gran discreción, como es costumbre en los nuevos proyectos de la empresa.

En su bodega en Crecente se elaborarán dos vinos: Deiva, con una crianza de dos años, y Arnela, que será el blanco premium de la casa con una crianza de tres años. La primera cosecha de Deiva está prevista para el 2023 y saldrá al mercado en 2025. El objetivo es alcanzar una producción total de 300.000 botellas con los dos vinos, siempre en función de la calidad de las cosechas. Las etiquetas que lucirán las botellas estarán numeradas, elaborándose de cada añada botellas de 75 ml., 1.5 litros, tres litros, seis litros y nueve litros.

 

Celebrando cuatro décadas en familia

La familia Alvarez adquirió Vega Sicilia casi por casualidad, cuando unos conocidos le pidieron ayudarles a hallar comprador para el buque insignia de la armada vínica española, y el patriarca David Alvarez determinó comprarla él, una transacción que se realizó en abril de 1982.

Durante los tres años siguientes, Jesús Anadón Trullenque continuó como Director Técnico y Director General de la bodega hasta su jubilación en 1985, siguiendo como consejero hasta su fallecimiento en 1992.

Pablo Álvarez, hijo de David, y quien estudió Derecho en Madrid, comenzó a ir a la bodega una vez por semana desde 1983 hasta que en 1985, con la jubilación de Anadón, se hizo cargo de la Dirección General de Vega Sicilia, nombrando ese mismo año nombró a Mariano García como Director Técnico de la bodega.

En menos de dos años tras asumir la Dirección General, Alvarez tomó las primeras decisiones trascendentales para Vega Sicilia: poner en marcha un plan para mejorar y recuperar la mayor parte del viñedo que plantó Eloy Lecanda en el siglo XIX y suprimir el uso de herbicidas y abonos químicos. El objetivo era que las bodegas fueran de cultivo orgánico y además se encaminó en esos años una gran selección clonal de todas sus variedades que hoy alcanzan 24 clones distintos de tempranillo, y se realizaron los primeros estudios de suelos, de los que hoy hay identificados 16, todo con el fin de consolidar al viñedo como base, argumento y gran patrimonio de Vega Sicilia.

En estos 40 años, la familia Álvarez ha convertido Vega Sicilia en una familia de vinos únicos y reconocidos en todo el planeta, mejorando de forma indiscutible su calidad y recuperando gran parte de la viña que Eloy Lecanda, fundador de la bodega, plantó a mediados del siglo XIX. Ha creado cuatro nuevas bodegas (Alión en 1991 en Ribera del Duero, Oremus en 1993 en la húngara Tokaj, Pintia en 2001 en Toro y Bodegas Benjamin de Rothschild-Vega Sicilia, mejor conocida como Macán, en Rioja en 2009), y ha impulsado notablemente la expansión internacional del grupo. Vega Sicilia vendía en 1982 unas 200,000 botellas y exportaba a cinco países, y ahora el grupo produce en torno a 1,5 millones de botellas anuales entre todas sus bodegas y exporta a 150 países. Siempre en función de las cosechas y de las exigencias de la calidad del grupo.

Para alcanzar ese balance, la familia Álvarez ha invertido a lo largo de estos 40 años unos 300 millones de euros, forjando con esas inversiones años de esfuerzo y mucha paciencia de un grupo bodeguero familiar que reúne historia, tradición, artesanía, calidad, excelencia e innovación. Un grupo bodeguero que forma parte del club de las marcas globales del lujo y la artesanía y de Primum Familiae Vini, la más selecta agrupación de bodegas familiares en el mundo.

En estas cuatro décadas que han transcurrido desde 1982 a 2021, las ventas pasaron de 1.2 millones de Euros a 60; la producción de 200 mil botellas a 1.2 millones; y los beneficios de 400 mil Euros a 30 millones de Euros actualmente. Parte importante de ese crecimiento se debe a la expansión internacional de la empresa, fruto en gran medida de la dedicación y la inversión que realiza en el ámbito internacional para dar a conocer los vinos del grupo. Hoy día Tempos Vega Sicilia exporta el 70% de su producción a unos 150 países, con el objetivo de que los clientes puedan hallar las botellas en cualquier parte del mundo, por pequeña que sea la disponibilidad en algunos mercados. El viñedo también se ha expandido, pasando de 80 a las 210 hectáreas que tiene hoy, recuperando de esta forma el terreno originariamente dedicado al viñedo por el fundador de la bodega, Eloy Lecanda”.

Además del anuncio de la nueva bodega en Rías Baixas, Tempos Vega Sicilia celebrará este aniversario con la edición de un libro conmemorativo sobre la gestión realizada a lo largo de estos 40 años por la familia Álvarez.

Asimismo, la bodega pondrá a la venta, también a final del 2022, un total 100 cajas conmemorativas del 40 aniversario con 7 Mágnums de las últimas añadas de Vega Sicilia Único, Valbuena, Reserva Especial, Alión, Pintia, Macán y Petracs. Estas 100 cajas edición especial serán numeradas y una de ellas será subastada con fines benéficos.

La historia del medio milenio habrá que escribirla, además de con tinta tinta, también con tinta blanca de albariño y en las páginas de un libro que sin duda dedicará a Rías Baixas un capítulo promisorio.

 

8 de febrero de 2022. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Más noticias de Destinos

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

 

Con pretendientes blancas de dentro y fuera de España, no han sido la albillo real, la verdejo o la pirulés castellanas ni la viura o tempranillo blanco riojanas las que han conquistado a Tempos Vega Sicilia, sino la albariño de las Rías Baixas gallegas, que el reputado grupo bodeguero ha escogido como la variedad estrella para elaborar ese gran vino blanco de España que siempre tenía como asignatura pendiente.

 

Será esta noble variedad la dueña y señora de Bodega y Viñedos Deiva, el sexto proyecto de bodega de Tempos Vega Sicilia, que el grupo ha anunciado construirá en Crecente, coincidiendo con la celebración del 40 aniversario de que la Familia Alvarez asumiera la propiedad y timón de Bodegas Vega Sicilia en Ribera del Duero en 1982, y también con la fundación de la denominación de origen homónima en la tierra de las tempranillos.

 

Ubicado en la provincia de Pontevedra, Crecente pertenece a la subzona de Condado de Tea, colindante con el río Miño, y una región de interior dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas. Es, probablemente, sino el más, uno de los municipios más orientales de esta denominación de origen, casi fronterizo con la denominación de origen Ribeiro y mirando casi de frente a la reputada subzona de Melgaço, en Vinho Verde, la subzona más cotizada para la albariño en Portugal. Esto, sin duda, conferirá atributos especiales a las elaboraciones de Vega Sicilia, que, aunque concentrará sus viñedos en Condado de Tea, en la parte alta del río Miño, también tendrá viña en la subzona del Salnés, principalmente en torno a O Grove, Sanxenxo y Cambados, epicentro del albariño.

 

De Rías Baixas habían llegado ya a Ribera del Duero bodegas en un tránsito interdenominacional, pero Tempos Vega Sicilia se convierte en el primer grupo con sede en Ribera del Duero que arriba a la DO Rías Baixas en Galicia, una denominación que ya había atraído a grupos de vino con sede en Rioja. En la tierra de los minifundios, Vega Sicilia ya ha comprado 24 hectáreas de viñedo y terrenos, con una inversión que alcanzará aproximadamente los 20 millones de Euros entre viñedo y bodega.

Vega Sicilia: del Duero al Miño en Rías Baixas

 

Texto: Rosa Maria Gonzalez Lamas. Fotos: Tempos Vega Sicilia (C)