viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

CATA: Las nuevas referencias de Viña Vilano

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Sevilla tiene un color especial y Pedrosa del Duero también. Considerado uno de los grandes terruños de la Ribera del Duero, Pedrosa ubica en la zona burgalesa de esta denominación de origen castellano leonesa y es ahí donde en 1957 se fundó la coooperativa que hoy es Viña Vilano, un proyecto de vinos que se ha ido expandiendo hasta incorporar este 2018 dos nuevas etiquetas de la gama más premium

El tesoro del proyecto que dirige José Carlos Álvarez son sus viñedos centenarios, que fueron la base de una bodega que saca partido de un profundo conocimiento vitivinícola que se ha ido expandiendo de generación en generación, y se ha fundido con el equipamiento tecnológico y su altamente calificado equipo humano.

Son 300 las hectáreas plantadas con la tempranillo como variedad protagonista en un portfolio que cuenta con un rosado y varios tintos con distintos tiempos de envejecimiento.

Para añadir un escalón más alto a ese conjunto de vinos, este 2018 Viña Vilano ha estrenado dos nuevas etiquetas de alta gama, La Baraja y Vilano, ambos de la cosecha 2015.

Manteniendo la raíz de la Ribera, Vilano busca sacar las mejores expresiones de una tempranillo centenaria en una parcela concreta, la Vilano. Este paraje de suelos aluviales y de arcilla, que permite retener el agua, aportando frescura, es la base de este vino protagonizado por el roble francés, empleado tanto para la maloláctica como en el envejecimiento de 24 meses al que se somete al vino.

Se trata de un vino grande y perfectamente equilibrado, con madera, alcohol y fruta bien integrados, tanto que sus 15 grados de alcohol son casi imperceptibles, y que aún tiene mucho recorrido en botella. Este tinto de denso color y matices muy minerales, tiene la fruta siempre de frente, con jugosa frambuesa y cautivante complejidad aromática con recuerdos a café tostado, cedro, lavanda, trufas, regaliz, tostados, un punto ahumado y a cuero, y tonos especiados a clavo. En boca es potente y bien estructurado, pero a la par envolvente y elegante. Un tinto opulento, grande y por crecer. 

Más abierto es el La Baraja, una apuesta por otras variedades admitidas en Ribera del Duero como son la Cabernet Sauvignon y la Merlot, que se unen a tempranillos de viñas viejas del pago La Baraja para crear un vino que pasa 18 meses en roble francés para pulirse. Un vino de intenso color, con muchos matices a fruta oscura, frambuesa madura rayando en notas acirueladas, donde se destacan los recuerdos a sotobosque, regaliz, tostados y un fin especiado a canela y clavo. Bastante pulido en boca, es otro caso en que las piezas están tan bien integradas que no se perciben sus 15 grados de alcohol por volumen.

 

18 de abril de 2018. Todos los derechos reservados ©

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Foto: Viña Vilano (C)